20.2 C
Xalapa

Golpe de Tecla

 

El ADN de Morena…

 

Por Noé Zavaleta

Insultos, compra de votos, operativo carrusel de taxistas y camiones al viejo estilo PRI. Órdenes hitlerianas a los empleados de confianza de Gobierno del Estado y Ayuntamientos gobernados por Morena para acudir a las urnas, quema de boletas y acciones antidemocráticas marcaron la primera elección interna -siendo la Cuarta Transformación gobierno en el poder- para elegir a los 200 Consejeros Estatales de Morena en Veracruz.

No extraña, ni asombra, ni mucho menos es difícil de creer, que los que se dicen que “son distintos”, se hayan comportado como lo hacían los “conservadores” del PRI, PAN y sobre todo del PRD, éste último, padrastro putativo -aunque les cueste trabajo de aceptar a los cuatroteístas- del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Y es que las acciones antidemocráticas, la violencia política, el reviente de urnas, el “si no ganamos, arrebatamos”, los morenos del Palacio y de los gobiernos municipales lo llevan en su ADN. El gobernador, Cuitláhuac García militó en el PRD, su padre Atanasio García fue diputado local de la Revolución Democrática; un exlider estatal del PRD, Juan Vergel Pacheco hoy es un recalcitrante moreno; la diputada local, Lidia Irma Mezhua Campos tuvo su metamorfosis del Sol Azteca a la Cuarta Transformación sin empacho alguno. El recién nombrado funcionario en la Secretaría de Finanzas y Planeación, Vladimir Cruz Acosta pasó de “secuestrar autobuses” en el movimiento estudiantil del PRD a ser alto funcionario de Morena.

Y claro ese recalcitrante ADN “perredista” que traen de “atrás tiempo” los morenos afloró por todos sus poros el pasado sábado en su elección interna, aquella que a futuro habrá de decidir candidaturas a diputados federales, locales y próximas alcaldías y regidurías.

Botín político electoral digno de “relamerse los bigotes”, en las que todo el régimen morenista se acordó que las elecciones -así sean internas- se ganan con votos, pero también a madrazos y con claros y desvergonzados actos de mapachería electoral.

Así los experredistas, hoy morenistas recordaron aquellas batallas épicas de “sillazos” y “trompadas” en el Salón Caracol en la Rotonda, aquellas “corretizas” caciquiles en el salón del Hotel Misión Xalapa, el “reviente” de urnas en las zonas serranas y costeras; y todas aquellas acciones que en su momento llevaron a cabo en su otrora partido el PRD. Instituto político que por cierto hoy se encuentra completamente desahuciado. Pues sólo milita actualmente, Sergio Cadena, diez “achichincles más” y dos voceros.  

Aún más, y para explicar los actos exacerbados del fin de semana, este régimen cuatroteísta veracruzano, tuvo sus fichajes y refuerzos estrellas en el arte de la trapacería electoral, pues la movilización y acarreo de la fauna morenista se vio reforzada con los “operadores políticos” importados del PRI y del PAN, como el tristemente recordado en el escándalo de “Ladrones de Elecciones”, Felipe Sosa y hoy brazo derecho del primo-hermano,  Eleazar Guerrero; en estos refuerzos, también anduvo el exdiputado local del PAN y cacique de Jaltipan, Domingo Bahena Corbala.

Además, de la exdirectora del DIF Municipal, Michelle Servín; el exfranquista, exduartista, exyunista, exlíder del PRD, Sergio Rodríguez Cortes. O sin ir tan lejos el expriista, expanista y hoy morenista, Paul Martínez Marie, todos ellos, con maestría en el arte de la trampa y la manipulación electoral.

Así que a nadie extrañe, ni a políticos propios, ni a extraños, mucho menos a los medios de comunicación o ciudadanía en general, el comportamiento primate del nuevo régimen en el poder.

Porque para todo lo demás, siempre existirán palabras de cinismo, como las dichas ayer lunes por el presidente en funciones de Morena, Esteban Ramírez Zepeta: “Más de 200 mil veracruzanos participaron de manera libre y democrática en el proceso interno de nuestro partido, el cual se llevó a cabo sin incidentes graves que pudieran ponerlo en riesgo de anulación”.

Amén.

Contracrónica

Ya que fue el fin de semana de los y las morenas, de resaltar que esta madrugada de domingo fue la “noche triste” del expresidente de la Mesa Directiva del Congreso de la Unión, Sergio Gutiérrez Luna y de la diputada local morenista y “alfil” de Gutiérrez, Jessica Ramírez; pues está última se fue detenida y exhibida en medios nacionales por llegar a “manosear” y “ensuciar” -sí aún más- la elección interna de Morena.

Y en el caso de Gutiérrez, este vio que resultó dinero a “fondo perdido” las “carretadas de dinero” que soltó con su vocero, “el modesto”, Miguel Ángel Luna, pues el franco aspirante a la gubernatura de Veracruz y su equipo político no lograron penetrar ni en las urnas de Minatitlán, ni en las de Coatzacoalcos.

La duda existencial…

¿Quién autorizó el desayuno en el VIPS a una veintena de empleados judiciales, en lunes, en horario laboral, con factura -cargo al erario, obvio- al Poder Judicial para el equipo “Unidos Todos” en agradecimiento a su jornada maratónica en la elección interna de Morena el pasado sábado?…

Uno nomás pregunta, pues no se puede ser mapache electoral y presumir ser empleado del tercer poder del estado al mismo tiempo.  

 

Twitter: @zavaleta_noe

 

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

Artículo anteriorCrónica Política
Artículo siguienteSin rencores

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
5,584SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA