13.7 C
Xalapa

Contracrónica

Resaca legislativa

Primera sesión del nuevo año en la Casa del Pueblo, solventados ya la Rosca de Reyes, el brindis de fin de año y la tradición del viejo, era para qué toda la comunidad legislativa volviera hoy a sus curules. Asuntos de alta envergadura como aprobar el calendario de las comparecencias de los organismos autónomos y sondear la forma de distrito por distrito, ver como apoyar al gobernador o como fustigarlo -de ser oposición- por la reciente crisis de inseguridad, pero ayer, apenas 37 de 50 diputados hicieron acto de presencia en la Sesión Ordinaria del Primer Periodo Ordinario del Congreso Local. El resto, parece que continúan en la resaca legislativa.

En pasadas legislaturas, los diputados empiezan a perder “la vergüenza” por ahí del segundo receso o el tercer periodo y se les da -oh casualidad- empezar a faltar; pero ésta legislatura -con varios repetidores de curules- aprendieron pronto los vicios del pasado y apenas han cumplido dos meses como representantes populares y ya comenzaron a brillar por su ausencia.

Tristísima imagen tuvieron ayer los fotógrafos del Congreso Local, pues al lado izquierdo del pleno, vacías las curules de la emecista, Maribel Ramírez Topete, de los priistas, Anilu Ingram y Marlon Ramírez, ausentes también el vicecoordinador panista, Bingen Rementería y el dos veces gris líder estatal de Acción Nacional, Enrique Cambranis Torres.

Al lado derecho, donde está la bancada de los que “son distintos” -pero son lo mismo-, brillando por ausencia, la expanista, morenista, Ana Miriam Ferráez e incluso el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarin no ha aparecido aún en este 2022. Los otros cinco representantes populares ausentes son tan equis, que ni siquiera sus compañeros notaron su ausencia, mucho menos la prensa.

Desplante con la prensa

Y ayer quien de plano sacó a relucir su lado ranchero, fue la diputada local del PAN, la yunista, exjulencista, Verónica Pulido quien en su primera incursión en un alto cargo, hizo la grosería de dejar con la “grabadora prendida” a los representantes de la prensa en el pasillo del Congreso Local, justo cuando la prensa se prestaba benevolente a darle tres minutos de fama a Pulido.

Ni media pregunta sobre la agenda legislativa habían soltado los reporteros de AVC, Isabel Ortega – agencia que se replica en una decena de medios de comunicación de la entidad- y Noticias desde Veracruz, Walter Ramírez cuando la nutrióloga Verónica Pulido “huyó como bandida” a refugiarse en su curul para no ser “torpedeada” con preguntas, que a lo mejor no hubiera tenido sesudas respuestas.

Pulido huyó a esa zona de confort, donde las vallas de seguridad y un ejército de guaruras legislativos impiden el paso a los representantes de los medios de comunicación.

Están viendo los panistas, que son pocos y cada vez más equis y grises, como para desperdiciar estos espacios de difusión y ¿porqué no? de fijar su postura como oposición ante el gobierno en turno.

De mientras, Pulido huyó ayer martes y difícilmente volverá a ser tomada en cuenta por el Cártel del Congreso. Esperamos que, en futuras ocasiones, los noveles diputados, Jaime de la Garza y Miguel Hermida no huyan de la prensa cuando vean una cámara fotográfica o una grabadora encendida.

Lambisconería morenista

Que mal se ven, aquellos empleados estatales, de organismos autónomos, burócratas municipales y todos los morenistas que “inundan” -por obligación, más que por convicción- las redes sociales con las etiquetas de moda: #ResisteCuitláhuac, #YoEstoyconla Fiscal y la que surgió ayer #ResistePresidente.

En las distintas ciber comunidades (WhatsApp, Facebook, Instagram) el ejército burocrático afín a la cuarta transformación ha sido motivo de “pitorreo” de los ciudadanos comunes y corrientes, así como de militantes de la oposición por estas campañas tan hipócritas, simuladas y tediosas de mostrar un respaldo poco legítimo y sí muy forzado a quienes gobiernan.

Ésta misma situación de campañas montadas, ya se había vivido una vez en Veracruz, cuando, justo en el cuarto año de gobierno del priista, Javier Duarte, sus sesudos asesores se inventaron la campaña de “Yo soy honesto”.

@zavaleta_noe 

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
5,186SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA