14.6 C
Xalapa

Contracrónica

El nuevo títere de Delgado

El aún dirigente nacional de Morena, Mario Delgado quiere, pretende y está obcecado con construir una candidatura al “vapor” en el Golfo de
México.

Delgado, quien no alcanzó ni una rebanada del pastel de la victoria del pasado proceso electoral en Veracruz, pues toda la operación corrió a cargo de los morenos locales, pretende ahora empezar a “meter hasta en la sopa” al Presidente de la Mesa Directiva del Congreso de la Unión, el minatitleco, Sergio Gutiérrez Luna.

El dirigente nacional, Mario Delgado busca “jugar vencidas” con la cúpula morenista de Veracruz: Con el 1 y con el 2, con el 3 de la avenida Encanto y con el 4 de Lázaro Cárdenas, y sí me apuran hasta con la 5 de Arco Sur, quienes tienen claro que el proyecto político 2024, habrá de ser un/una morenista avalada por la cuarta transformación de Veracruz y no por “centralismos chilangos”.

Delgado ya lanzó su “espada en prenda” con el de Minatitlán, hasta le permitió a Sergio Gutiérrez poner a un expriista y exmontielista y exduartista en la Dirección de Comunicación Social, Miguel Luna, quien de Modesto no tiene nada.

Lo que no reparó Delgado antes de aventar su “cartucho” es que el
hoy empoderado y mediatizado presidente del Congreso de la Unión ni siquiera pudo ser candidato uninominal por su tierra en el pasado proceso electoral, porque las encuestas y la radio bemba petrolera – tan poderosa en el sur de Veracruz- revelaron que casi nadie lo conocía en el sur.

Gutiérrez Luna podría ser el nuevo “Alejandro Montano”, el “Flavino
Ríos”, el “Héctor Yunes”, el “Víctor Serralde”, el “Juan Bueno Torio”, y
muchos otros que aspiraron, suspiraron, soñaron y se encapricharon con la candidatura al gobierno de Veracruz, pero que al interior de sus partidos ni siquiera fueron tomados en cuenta para llegar a la recta final y competir por la gubernatura más grande del Golfo de México.

Una vez que el minatitleco tenga su primera cruda moral, de esas que naturalmente otorgan las borracheras del poder, tendrá que plantearse y autocriticarse si no fue únicamente utilizado para las “vendetas” de Mario Delgado y solo quedará como un “precandidato golondrino” para
ser una “piedra en el zapato” de otros aspirantes-suspirantes del 2024 que tienen mucho más arraigo en Veracruz.

Pues Gutiérrez tendría que valorar que entre las diversas tribus de
Morena jarochos ya se manejan al derecho y al revés los nombres de
la Secretaria de Energía, Rocío Nahle García, el alcalde electo de
Xalapa, Ricardo Áhued Bardahuil y el secretario de Gobierno, Eric
Cisneros Burgos. Incluso más atrás de esta terna, pero aún con
veladora prendida, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarín y el Secretario de Educación, Zenyazen
Escobar.

La pifia de Cuitláhuac


Aquel iluminado/a que haya enseñado al gobernador de Veracruz,Cuitláhuac García Jiménez a contestar las “curvas”, “las rectas” y las “bases por bola” que la prensa le envía al Ejecutivo del Estado, también debería de “asesorarle”, “pedirle encarecidamente”, “aconsejarle”, que no siempre -menos cuando ya andamos casi a la mitad del sexenio- se puede evocar y responsabilizar al pasado. Pues
en una de esas el tiro puede salir por la culata.

Como ayer, por ejemplo, cuando García Jiménez aseguró que en el
tema de los desaparecidos ya se trabaja como nunca y se dan
resultados. Lo cual a todas luces, desde este lado le podríamos
contestar: “Nosotros tenemos otros datos”.

Más de 400 desaparecidos
en lo que va de su sexenio sin ser localizados, por ejemplo.
Peor aún, ayer García Jiménez apeló a que la prensa -alusión de
hechos por el tema- la prensa jamás cuestionó a los anteriores
Fiscales y gobiernos, dícese Jorge Winckler, Luis Ángel Bravo, Miguel
Ángel Yunes, Javier Duarte.

Don Cuitláhuac, sin afán que parezca chingativo -aunque lo viene siendo- nomás le pasamos a recordar que a Winckler, Bravo, Yunes y Duarte la prensa veracruzana los traía a pan y agua, día con día, en
radio, prensa, televisión, medios digitales, redes sociales con protestas de desaparecidos y con reportajes e investigaciones sobre fosas clandestinas.

Ese mismo trabajo que se hacía en medios locales y nacionales sobre
desaparecidos en Veracruz, dio pie, dio hilos, para que medios
internacionales como New York Times, Le Figaro, El País, Telesur,
Univisión, The Guardian, Al Jazeera, entre otros, vinieran de otras latitudes a investigar sobre las desapariciones en este infierno llamado Veracruz.


Y uno, ya no queriendo echar sal a la herida, pero hay que hacerlo,
pasaría a recordar que la primera desaparición forzada masiva en
tiempos de la Cuarta

Transformación en México ocurrió precisamente en las montañas de Veracruz. Cuando en octubre del 2019 -vamos pa´dos años ya- siete comerciantes fueron “levantados” por Policías
Municipales de Ixtaczoquitlán y al día de hoy, ni el gobierno local, ni
estatal, ni federal, tienen alguna pista de su paradero.


Focos rojos en el Totonacapan


El que trae “en llamas” el municipio de Papantla es el delegado de la
Secretaría del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara pues ya
van tres días consecutivos de manifestaciones en la tierra de la
vainilla.


Las hostilidades fueron iniciadas por agentes municipales de las
congregaciones de La Costa y El Llano quienes se manifestaron en
contra de los Servidores de la Nación a quienes acusaron de
beneficiar a amigos y familiares en el censo de apoyo a damnificados
por el huracán Grace.


Las protestas no han cesado y por el contrario han subido de tono ya
que además de un nuevo censo fueron más allá al pedir las “cabezas” de funcionarios como el propio súper delegado.


Lo cierto es que para apagar el “incendio” se antoja que Manuel
Huerta cese a algunos funcionarios antes de que el “fuego” llegue a
Palacio Nacional.


Twitter: @zavaleta_noe

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
5,125SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA