23.2 C
Xalapa

Los cambios que vienen… ¿una oportunidad para mejorar?

Por Ramón Aguirre Díaz

Como resultado de las elecciones del pasado 6 de junio se van a renovar 15 gubernaturas y más de 1,900 ayuntamientos, lo que representa una oportunidad de mejorar la calidad de los servicios de agua potable y saneamiento, y trabajar para una mayor eficiencia de los organismos operadores. Conforme a la tradición muy establecida en nuestro país de cambiar a los titulares de los principales puestos de gobierno, es de esperar que la gran mayoría de los directores del agua entreguen sus cargos. Lo ideal sería que no fuera así y se pudiese aprovechar la experiencia y el camino recorrido en un subsector que requiere de acciones y una visión a largo plazo.

Muchos de los actuales titulares han hecho un buen trabajo y no se les puede atribuir ineficiencias o insuficientes resultados. Debemos reconocer que la mala gestión se debe principalmente a años de prácticas inadecuadas que van permeando a las instituciones y resulta muy difícil resolverlas en el escaso periodo de tres años de la administración municipal.

La oportunidad de mejora está ahí presente, pero únicamente se concretará en la medida en que las nuevas autoridades tomen en serio, desde un principio, resolver el problema del agua. Aprovechar este tiempo de transición es fundamental para plantear una ruta que permita ejecutar las acciones de mejora desde un inicio. Sin embargo, ésta no se logrará si, como ha sucedido muchísimas veces, se manda al organismo operador, como parte de los compromisos de campaña, a personal no calificado para los puestos directivos y/o a un exceso de personal innecesario.

Se puede avanzar en la eficiencia y en los niveles de servicio en el grado en que se cuente con recursos económicos para implementar soluciones informáticas, equipar al organismo y construir infraestructura, lo cual es complicado, ya que los apoyos fiscales se han recortado en los últimos años. Un organismo operador puede empezar a mejorar su eficiencia en la cobranza y con ello ir generando recursos, siempre y cuando su tarifa se encuentre en niveles adecuados.

¿Cuánto tiempo se requiere para elevar la eficiencia de un organismo operador a niveles aceptables?, en el caso de los organismos operadores estatales la situación es menos complicada, ya que el contar con un periodo seguro de 6 años de gobierno ayuda mucho en poder ejecutar lo necesario; para los organismos municipales, en principio, tres años resultan escasos, pero definitivamente sí se puede avanzar y más aún si ponemos sobre la mesa la posibilidad de reelección en los municipios con lo que el periodo se amplía.

Algunos factores intervienen en el tiempo para alcanzar resultados, como el tamaño del organismo, los recursos disponibles y qué tantos problemas se tengan que resolver. En muchos, el aspecto laboral representa el mayor obstáculo, ya que cuentan con un exceso de personal con condiciones de sueldos y horarios que no son los que requiere un servicio que se debe prestar las 24 horas, los 7 días de la semana.

Con estos cambios de gobierno vamos a perder experiencia acumulada, pero al mismo tiempo se abre una ventana de oportunidad para cambiar. Sabemos que las cosas no se mantienen igual y sólo hay dos opciones: o cambian para mejorar o para empeorar. Apostemos a que suceda la primero. La voluntad política de los nuevos gobernadores y alcaldes para realmente implementar acciones no fáciles ni económicas o indoloras, pero necesarias, es fundamental.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
4,907SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA