IPAX sanea sus finanzas; adeudaba 1 mmdp al SAT, herencia de Javier Duarte: Riveros Hernández

0
147
Recién fueron pagados más de 300 millones de pesos por parte de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), a cargo de José Luis Lima Franco, correspondientes a las retenciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que no se cubrieron en su momento.
Desde la torre del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial para el Estado de Veracruz (IPAX), el comisionado Héctor Manuel Riveros Hernández recuerda que la corporación a su cargo se ha visto severamente afectada por los adeudos que le heredaron desde hace diez años, durante el sexenio de Javier Duarte.
Sentado en su oficina, junto a diplomas y uniformes del IPAX con tonos grises, amarillo, negro y azul marino, menciona que la dependencia tenía un adeudo de mil millones de pesos con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).
Recién fueron pagados más de 300 millones de pesos por parte de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), a cargo de José Luis Lima Franco, correspondientes a las retenciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que no se cubrieron en su momento.
“Veníamos arrastrándolo desde el año 2012. Entonces, ahorita con el apoyo del señor gobernador Cuitláhuac García Jiménez, con el apoyo del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, con el apoyo del secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, y con el apoyo del maestro Lima afortunadamente del logró sacar esa deuda”, celebra.
Para él y para la corporación, este acontecimiento es de gran relevancia, pues permite disponer de más recursos económicos para el equipamiento, capacitación y demás necesidades de la institución de seguridad.
Desde el gobierno duartista, algunas cuentas del IPAX fueron “congeladas”, imposibilitando el ejercicio de aproximadamente 50 millones de pesos.
“Estamos ya en proceso de descongelarlas y eso para nosotros sería un plus, porque tendríamos para equipar, comprar mas patrullas, comprar armamento. Ya estamos en la etapa de liberación de las cuentas, se debían mil y fracción de millones de pesos, con recargos, multas y todo”, enfatiza Riveros Hernández.
COMPRA DE PATRULLAS
El Comisionado del IPAX sabe la importancia de incrementar su capacidad para brindar mayores servicios a instituciones públicas o privadas.
Tiene bien puesta la camiseta para desempeñar la mejor labor posible en su cargo. Lleva un pin con el logotipo del gobierno de Veracruz en su saco, color beige, que combina con su pantalón café.
Desde que inició su administración, hace tres años, se adquirieron 13 patrullas. Además, el año pasado se compraron 200 armas cortas y largas, y están por entregarse otras 200.
“Son 200 armas cortas y 200 armas largas, pero eso también nos da una gran ventaja, porque el armamento para nosotros es otra forma de captar dinero, porque el servicio con armas se cobra más caro”, refiere.
También se ha garantizado que el personal operativo esté altamente capacitado para la utilización de las armas mencionadas.
En la actualidad, el IPAX cuenta con 7 mil 500 elementos operativos en toda la entidad, cuya capacitación ha sido periódica desde que ingresaron a las filas de la corporación. Mientras que trabajadores administrativos solo son 500.
SUPERVISIÓN DE DESEMPEÑO
En los últimos tres años, solo entre 60 y 70 elementos operativos han sido sancionados por incumplir sus labores asignadas en la protección patrimonial.
“Las sanciones pueden ser de arresto por 24, 36, 48 horas, según la gravedad, hasta el despido, cuando es más grave la falta, que se encuentran en estado de ebriedad, salen positivos en los exámenes antidoping, son variadas las sanciones y se aplican conforme a la ley y el reglamento del IPAX”, menciona el Comisionado.
Algunas personas han tenido que salir del IPAX, debido a las quejas de los clientes respecto a su bajo rendimiento, pues, en ocasiones, no se presentan a trabajar o los encuentran dormidos en horarios laborales.
“La realidad, cuando se duermen, ponen en peligro los bienes de los que están custodiando, inclusive, ponen en riesgo su propia vida porque llega un delincuente, lo agarra dormido, le quita el arma, hasta lo mata”, añade Héctor Riveros.
Los jefes de servicio realizan supervisiones diarias y eso ha permitido que disminuyan las incidencias por mal desempeño de los elementos.
“Han disminuido mucho esas incidencias por las supervisiones que se hacen periódicamente, por parte de los de servicio que están todos los días chacándole, están monitoreando físicamente todos los días, en la noche, según los servicios”.
Las supervisiones son constantes en todo el estado, pues el IPAX tiene presencia en la mayoría del territorio, desde el municipio de Pánuco, al norte del estado, hasta Las Choapas, en la zona sur.
FUE DADO DE BAJA POR INASISTENCIA”
El titular del IPAX considera que ha habido un “golpeteo” hacia la institución por el caso de Vinicio Escobar Flores, quien fue dado de baja por inasistencia.
El exelemento denunció públicamente que fue despedido, a su consideración, por vivir con VIH/SIDA, situación que el Comisionado rechazó rotundamente.
“Hay un trasfondo, hay unas personas que lo manipularon también, decía en sus cartulinas que se iba a quejar a conciliación, que se iba a poner una demanda porque lo que quería era que se le pagara su finiquito”, indica.
Sin embargo, el extrabajador ni siquiera ha solicitado su finiquito, ni iniciado el trámite en las oficinas del IPAX, ubicadas en el fraccionamiento Las Fuentes, en la zona sur de la ciudad de Xalapa.
“Si viene aquí y nos dice: ya voy a renunciar o ya me despidieron, dame mi finiquito, pues se lo damos, pero siempre hay alguien atrás manipulando. Se le dio de baja por tantas inasistencias, decía que iba a demandar en conciliación, pues que demande. Nosotros con las pruebas que tenemos jamás prosperaría una demanda de esas, pero a veces esto lo hacen más político que laboral”, agrega.
SIN AFECTACIÓN GRAVE POR PANDEMIA
Afortunadamente la pandemia de Sars-Cov2 (Covid-19) no afectó gravemente al IPAX, pues unas empresas sí cancelaron el servicio de protección patrimonial; sin embargo, otras lo ampliaron.
“En las empresas grandes ampliaron nuestros servicios, fue una compensación de los que peritamos y de los que ampliaron servicio. En lo económico sí afectó porque tenemos que estar pagando, equipando con guantes, mascarillas, gel antibacterial, equipo en los hospitales que nos piden, eso fue un gasto extra, porque no tenemos recursos estatales, federales o algún subsidio, el instituto existe por las aportaciones de sus elementos. Se maneja un presupuesto de casi mil 300 millones de pesos al año, pero generado por el mismo instituto”, afirma.
IPAX brinda servicios a la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, a la Secretaría de Salud de Veracruz, al Consejo de la Judicatura, Secretaría de Bienestar.
“En la judicatura se han abierto otras oficinas, damos servicio a lo del Bienestar, donde se han abierto muchos bancos de Bienestar, servicios de custodia para los pagos. Se ha ido compensado uno con otro”, insiste.
También se espera un buen año para el instituto, debido a que han disminuido los contagios de coronavirus y se han programado eventos turísticos importantes, como el Carnaval de Veracruz y el Festival Cumbre Tajín, para los cuales son contratados elementos de IPAX.