Una política exterior feminista

0
869

Para Martha Delgado, subsecretaria de la SRE, tener una estrecha relación diplomática con los países facilita la atracción de inversiones.

 

A inicios del año 2019, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón y la entonces secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, suscribieron un convenio de colaboración en materia de promoción de exportaciones y atracción de inversión extranjera directa. Para mayo de ese mismo año, se publicó el decreto en el Diario Oficial de la Federación, por el que se extinguía ProMéxico. Esta entidad paraestatal inició operaciones en 2007, con el objetivo de promover el comercio exterior y atraer inversión extranjera directa. Finalmente, por no considerarse conveniente desde el punto de vista económico, ni de interés público, es que se resuelve que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) asuma las funciones que tenía aquel organismo.

“Fue un desafío importante para la Cancillería, asumir las funciones que tenía ProMéxico por decisión del presidente de la República. Y, finalmente, tenemos una dirección general de Impulso Económico Global, que principalmente se está dedicando a generar la atracción de inversión que necesita el país”, dice Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, en entrevista con Forbes México.

Después de la pandemia, comenta, se han abierto muchas oportunidades para aprovechar la cercanía que se tiene con Estados Unidos y con empresas que buscan migrar de Asia hacia otras naciones. Este fenómeno, conocido como nearshoring, que busca hacer más eficientes las cadenas de suministro, se prevé que pueda resultar altamente beneficioso para México.

Martha Delgado Peralta es una servidora pública con experiencia nacional e internacional, con mas de 29 años de trabajo en la Administración Pública Federal y Organizaciones No Gubernamentales enfocadas en la protección de los derechos humanos.

UNA POLÍTICA EXTERIOR FEMINISTA2 (P-W pag.36-39)

“Como subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, ha sido promotora de la política exterior feminista de México para incrementar la cantidad de mujeres en posiciones de liderazgo y toma de decisiones por todo el país”, dice el portal en internet del gobierno de México.

Durante la entrevista con la subsecretaria, realizada en el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, sobre la emblemática Avenida Juárez, la funcionaria nos comenta que las acciones se han concentrado en cinco pilares o áreas específicas, las cuales se identificaron como prioritarias en un “Atlas Prospectivo Territorial-Industrial de México”.

Este documento fue elaborado por la SRE, en conjunto con ONU-Habitat y la ONUDI, con el objetivo de impulsar las inversiones en regiones específicas del país. De acuerdo con dicho documento, los cinco sectores estratégicos donde México tiene oportunidad de fortalecer sus cadenas de valor locales y nacionales, para integrarlas al mercado internacional, son las siguientes:

  • Energía eólica: fabricación de aerogeneradores
  • Farmacéutica
  • Aeroespacial
  • Agroindustrial (chocolate-vainilla)
  • Aplicaciones de productos derivados de la petroquímica

“Nos tardamos en desarrollarlo los dos años de la pandemia; hicimos esa investigación, y ahora este atlas está siendo muy importante para tener un mecanismo facilitador para la inversión, y la promoción en el exterior”, dice la funcionaria.

Delgado explica que México continúa siendo muy atractivo por varias razones, entre ellas, sus instituciones consolidadas y los 14 tratados comerciales con países en prácticamente todos los continentes: “[El país] ha tenido un manejo de la macroeconomía con una gran estabilidad. Tenemos una vecindad con Estados Unidos que nos hace una parte importante de la cadena de valor y de producción muy conveniente con los temas de transporte. Es un país con una grandísima infraestructura aeroportuaria, carretera, portuaria. Tenemos los océanos Atlántico y Pacífico, el Mar de Cortés, el del Caribe. Entonces, tenemos también posicionamiento geográfico, pero, al mismo tiempo, vestido con toda la infraestructura de un país que es una de las economías más importantes del mundo”.

Una de las estrategias que hoy, explica la funcionaria, ha servido como gran tarjeta de presentación es la diplomacia: “El canciller Marcelo Ebrard le ha dado un poco la vuelta, quizá, al asunto de atraer inversión, desde el punto de vista de negocios. Sí, obviamente hay empresas privadas interesadas […], pero nosotros tenemos una de las ventajas nuevas, de tener esta oficina [de inversiones extranjeras] aquí en la Cancillería. Nuestro equipo tiene mucho conocimiento sobre los países y sobre las empresas que estamos queriendo atraer, pues es un conocimiento mucho mayor [que el que se tenía antes]. Nosotros sabemos cómo son los países, cuáles son sus reglas, qué les gusta, qué conflictos viven, cuáles son sus desafíos para venir acá, sus barreras culturales. Todas esas ventajas las tenemos aquí [en la SRE] para poder atraer inversiones”.

El camino no es del todo llano y asumir esta nueva tarea conlleva sus desafíos. Uno de ellos, explica, es la necesidad de fortalecer capacidades, con todo y que se dispone de 160 representaciones diplomáticas. “Contamos con una infraestructura en el exterior que ProMéxico no tenía”.

A esto agrega que es importante que los equipos de las embajadas y consulados fortalezcan sus conocimientos en el ámbito de los negocios. Explica que ya están trabajando y se están apoyando en las representaciones diplomáticas para aprovechar de mejor manera las ferias y expos, eventos que promueven el comercio entre países. “Para nosotros es difícil atender las expos, por ejemplo. Hoy, con la austeridad, nos hace falta este despliegue que antes tenía México, cuando ibas a las ferias y ponías el stand, el pabellón. Hoy no podemos hacer eso. Sin embargo, con creatividad, hemos podido atender las ferias”.

México ha participado en ferias en Dubái y Reino Unido (en la exposición internacional para la industria aeroespacial en Farnborough), en Japón (en la Foodex, uno de los eventos del sector alimentario más importantes del mundo) y en Estados Unidos, entre muchos otros. “Ahora los protagonistas [de estos eventos] son los gobernadores, los presidentes municipales, el propio sector privado, los empresarios, que tienen que ir a buscar oportunidad de negocio […] Es importante que logremos una prospección más aterrizada, y no desperdiciar energías en oportunidades que no son tan viables para el país”.

La existencia de un acuerdo comercial como el TMEC, opina la funcionaria, ha representado una fortuna. Sin embargo, agrega, también, como país, nos ha conducido a una zona de confort que impide a empresas y productores, entre otros interesados, ver más allá de Estados Unidos como potencial cliente. “Nos hemos acomodado a todas esas reglas y a ese tipo de comercio, habiendo muchas oportunidades en otros países”. Ella considera que es importante estrechar relaciones con Europa y explorar otros territorios, como la región asiática: “Con China, podemos tener complementariedad, un diálogo mucho más potente en nuestra relación comercial, y también para atraer su inversión”.

Otra región con la que se tiene un importante vínculo, menciona, es con el golfo Arábigo. Incluso, recuerda, en varias ocasiones ha venido el canciller de Arabia Saudita: “Vemos que son países que tienen un potencial económico enorme, fondos soberanos; también un poderío energético, tienen petróleo, mucha inversión en construcción, pero […] son países que dependen 100% de la importación de bienes y servicios del exterior. Y México es un país que produce, del sector primario y secundario, muchísimas cosas que ellos pueden necesitar. Solamente nos falta un buen diálogo comercial”. En este sentido, agrega, eventos como la expo en Dubái, dio oportunidad de entender mejor las reglas comerciales y el mercado. Asistieron, por ejemplo, el gobernador de Yucatán (Mauricio Vila), de Hidalgo (Julio Ramón Menchaca), de Oaxaca (Alejandro Murat) y del Estado de México (Alfredo del Mazo). A raíz de la participación en esta expo, se comenzaron a exportar productos como el achiote y la miel.

LOS GRANDES SABEN EXPORTAR, ¿Y LOS PEQUEÑOS? 

“La fortaleza más grande del país está en toda la producción automotriz, aeroespacial; tenemos un gran potencial para el sector agroindustrial, farmacéutico, y también, obviamente, de construcción e infraestructura; ésos son muy fuertes. Sin embargo, en otros también se puede explorar”, dice.

En este sentido, agrega, es también importante que los empresarios se acerquen e interesen por el comercio internacional. La subsecretaria no niega que surgen algunos obstáculos, como la dificultad de comprender algunos trámites. Y es que también es importante entender temas relativos, por ejemplo, a las caducidades, las homologaciones sanitarias, los diversos procedimientos y el acceso a financiamiento, entre otros. En esta ecuación, asegura, es importante impulsar las pymes: “A veces pensamos que sólo los grandes pueden aspirar a exportar o atraer inversión”. Para motivar a este tipo de empresas, explica, se lleva a cabo la identificación de una serie de ferias, donde se impulsa la participación de pymes. Además, se llevan a cabo convoyes internacionales (anunciados por el canciller Ebrard en noviembre del año pasado), que consisten en la identificación, por parte de presidentes municipales, de sus pymes, para llevar a cabo recorridos en diversos países (el primero será en febrero, en Estados Unidos). También habrá recorridos en Europa y Asia. “Van de la mano las empresas con sus autoridades y la parte diplomática, que somos nosotros”.

LA ELECTROMOVILIDAD, UNA GRAN APUESTA 

Martha Delgado opina que sí existen industrias nuevas, pero también otras que se pueden expandir, como la electromovilidad: “El canciller ha estado visitando, por ejemplo, empresas que fabrican automóviles, para que hagan una transición hacia la electromovilidad. Ésa es una cosa a la que le estamos apostando mucho, porque México depende de estas firmas que hacen autos y, cada vez más, serán eléctricos

Entonces, si no nos mudamos hacia [el uso de] otro tipo de motores, la fabricación en México se va a quedar obsoleta y, por eso, el canciller, también estableció, en febrero, un grupo de trabajo para la electrificación del transporte con Estados Unidos”. El grupo de trabajo estudia tanto vehículos de carga y pesados, como ligeros y para el transporte público.

Sobre el tema automotriz, la subsecretaria comentó que Audi y Volkswagen tienen la posibilidad de ampliar sus operaciones en Puebla, y, en el futuro cercano, podrían empezar a construir vehículos eléctricos y establecer una planta de baterías de litio.

“México va a tener un gran desafío para la generación de energías verdes renovables, de hidrógeno, de hidrógeno verde, energía hidráulica, solar, eólica. Entonces aquí, yo creo que, en los siguientes cuatro o cinco años, deberíamos tener una estrategia muy aterrizada y clara de cómo vamos a generar la energía renovable”.

NECESITAREMOS TALENTO 

La subsecretaria considera que México es ya muy fuerte en áreas como las ingenierías. Inclusive, enfatiza, exportamos a los mejores talentos: “Eso nos cuesta y nos duele”. No obstante, agrega, áreas como la investigación y el desarrollo de biológicos se deben fortalecer. “Creo que esas capacidades deben reforzarse en la educación, en los profesionales de la salud, de la investigación biotecnológica, farmacéutica”. Esto quedó demostrado durante la pandemia por Covid-19, dice.

Otros aspectos que es necesario fortalecer, agrega, es el apoyo a la investigación económica y tener mejores acuerdos con el sector privado: “Al final, se trata de una industria, y no puedes hacerlo solo. Eso se demostró en todo el mundo. Solamente, que yo sepa, Cuba y Rusia, por sus propios sistemas de gobierno, elaboraron su propia vacuna […] Inclusive, por ejemplo, la vacuna China que México compró, la Cansino, es una empresa privada, no es una empresa pública china. Entonces, ya en el tema farmacéutico, las alianzas entre el sector público y privado deben fortalecerse”.

La funcionaria comenta que ella estuvo a cargo de hacer que las vacunas contra Covid-19 llegaran al país, lo mismo que medicamentos y equipo para el combate de la pandemia. “Creo que los extremos los pagaron caro todos los países, quienes sólo produjeron su propia vacuna, ya sea por parte de los gobiernos o quienes dependieron de la compra a los privados. Necesitamos hacer simbiosis, acuerdos que sean de interés público. El Estado tiene que investigar y meterle fondos a la investigación, y tiene que ser capaz de hacer tratos adecuados, legítimos y convenientes, con empresas privadas. Esos balances los tiene que empezar a explorar un país tan grande como México, creo yo”.

SE BUSCA PRIVILEGIAR A LAS MUJERES 

La subsecretaria enfatiza que, desde la SRE, se busca impulsar a las mujeres. Por un lado, explica, se ha construido una política exterior feminista. Por otro, han establecido diversas asociaciones estratégicas, por ejemplo, con la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias y con la Asociación Mexicana de Mujeres Aduaneras, entre otras. Delgado hace hincapié en que las mujeres fueron las más afectadas durante el periodo de pandemia, debido a que fueron las primeras en perder sus empleos y porque se hicieron cargo, en gran medida, del cuidado de las personas. “La pandemia nos reveló la situación real que vivimos las mujeres. Sabemos que tenemos salarios menores por trabajo igual. Aunque, como siempre dicen, pagamos mejor los créditos, tenemos menos créditos […] Entonces, ¿hoy qué se ve? Una brecha terrible de salarios, violencia en la calle que afecta más a las mujeres […], desigualdad de oportunidades […] Creo que, la verdad, hay condiciones de desigualdad muy fuertes que tenemos que enfrentar”.

No obstante, Martha Delgado observa avances en varias áreas: “Yo, por ejemplo, con Marcelo Ebrard, voy muchísimo a fábricas […] Hay muchas automatizadas y operadas por mujeres. Hace poco fuimos a una planta en Puebla, donde me subí a un auto 100% construido por mujeres. Entonces, también hay cada vez mayor responsabilidad empresarial con las mujeres, y ojalá esto vaya tendiendo a que podamos acceder a igualdad de condiciones y a puestos directivos”.

Aunque la SRE lleva sólo año y medio en la dirección de Impulso Económico, explica Delgado, ha podido aprovechar la tradición y el peso que tiene la Cancillería en el exterior. “No es lo mismo que llegue un empresario a buscar un negocio […] a que llegues con tu embajador, con tu cónsul, con el servicio exterior de México. Nosotros hemos notado que hay una gran diferencia […] Todo fluye mucho más rápido. Incluso para conseguir las vacunas de Covid, esto nos ayudó”, dice.

Tomado de: Forbes.