17.8 C
Xalapa

Reviven 17 proyectos de minería tóxica en Veracruz

La Federación argumenta que no serán otorgadas más concesiones mineras en el país; sin embargo, permite que las minas ya instaladas se extiendan territorialmente

Un total de 17 proyectos de minería a cielo abierto podrían reactivar sus operaciones en el estado de Veracruz.

En la zona costera, cerca de la Planta Nucleoeléctrica de Laguna Verde, se encuentran los proyectos mineros “La Paila” y “El Cobre”, en Alto Lucero y Actopan, respectivamente.

Decenas de pobladores y activistas se concentraron la tarde del pasado sábado 9 octubre en la comunidad Tinajitas, municipio de Actopan. La reunión se realizó en una galera ubicada la carretera conocida como “entronque Tinajitas”.

Lo anterior, debido a que, de manera reciente, la empresa canadiense Candelaria Mining, que busca extraer plata y oro del cerro “La Paila”, en Alto Lucero, informara en su página oficial que reactivará operaciones a partir del 31 de octubre.

Los pobladores y activistas anunciaron que emprenderán una serie de protestas para impedir que las mineras destruyan el entorno ecológico y acaban con el agua en la región.

Como primera acción se reunieron junto a la bodega que dicha compañía extranjera utiliza como oficina. Sobre la fachada del sitio de la asamblea, colocaron imágenes de la lucha que han emprendido para exigir que Veracruz sea declarado un estado libre de minería tóxica.

También efectuaron una actividad informativa para concientizar a los pueblos sobre los riesgos que implican los proyectos mineros y la devastación ambiental irreparable que ocasionan.

De acuerdo con Guillermo Rodríguez Curiel, integrante de La Asamblea de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), son 17 proyectos los que podrían reactivarse en territorio estatal con el aval del gobierno.

Refiere que la Federación argumenta que no serán otorgadas más concesiones mineras en el país; sin embargo, permite que las minas ya instaladas se extiendan territorialmente.

“Tienen una concesión que puede amparar cinco hectáreas pero la amplían y la amplían y la amplían y la amplían, es una cosa de no acabar. Nos molesta mucho que el gobierno estatal y federal no coloquen por delante la naturaleza, no coloquen por delante la defensa del patrimonio”.

CUENCAS EN PELIGRO

Recuerda que, según un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el estado de Veracruz ha perdido el 96 por ciento de su corteza vegetal por “proyectos de muerte”.

A su juicio, el exrector de la UNAM, José Aristeo Sarukhán Kermez, sostuvo dicha situación en su momento; sin embargo, continúan latentes proyectos que atentan contra el entorno ecológico.

“Dice que los veracruzanos ya perdimos el 96 por ciento de la corteza vegetal y dice: me da tristeza por Veracruz. Un estado tan lleno de vegetación, nos queda el cuatro por ciento y parece mucha, es el 96 por ciento de pérdida”, insiste.

Enfatiza que si son reactivadas las operaciones de las mineras en Actopan y Alto Lucero serían “destruidas” tres cuencas: Actopan, La Antigua y Filobobos-Nautla.

Esto ocasionaría que dos millones y medio de veracruzanos se queden sin agua, pues ésta resulta ser la primera víctima de las mineras canadienses.

“Por eso estamos diciéndole a los veracruzanos y al pueblo en general que nos ayuden a frenar esta minera y se vaya definitivamente de Veracruz, no vamos a bajar la guardia, todos estamos aquí convencidos de que tenemos que seguir”, añade Rodríguez Curiel.

Enfatiza que los pueblos de la zona de Actopan y Alto Lucero no están dispuestos a permitir la minería tóxica en la región.

“Si caminan por la minera ahorita no hay maquinaria ni nada, retiraron sus tubos, su maquinaria, pero van a regresar cuando se les pegue la regalada gana porque así se los permite la ley”.

Los activistas y los ejidatarios están dispuestos a continuar las movilizaciones en la entidad para que las empresas canadienses no acaben con el medio ambiente para extraer oro, plata y cobre en la zona.

“Vamos a defender la vida con la vida misma. Estamos convencidos de que si la sociedad defiende su territorio no van a pasar y aquí la gente lo va a defender”, comenta Guillermo Rodríguez.

ACTAS EJIDALES

Leticia Valenzuela, integrante de Lavida, recuerda que en 2012 se logró que la minera retirara por primera vez su Manifiesto de Impacto Ambiental.

“Fue una movilización muy grande, que implicó la participación de la academia, fueron muchísimos investigadores y académicos que analizaron el manifiesto de impacto ambiental. Empezamos a hacer un Frente importante y se retiró por primera vez la mina”.

Hasta el momento, se han recabado 87 actas ejidales donde la gente manifiesta su oposición a los proyectos mineros. Además, algunos alcaldes han decretado a sus municipios libres de minería tóxica.

Actopan y Alto Lucero son algunos de esos municipios, donde cada vez más localidades rechazan la minería a cielo abierto.

Se trata de las comunidades Palmas de Abajo, Tinajitas, Los Baños, El Farallón, Mozomboa, Tinajitas, El Viejón y otras, mismas que han tenido reuniones y acceso a información para emitir las actas y rechazar la mina.

“Seguimos con esta lucha, con la pandemia nos hemos replegado por las situaciones de sana distancia y demás, pero seguimos trabajando y la minera ha seguido trabajando, presionando a las poblaciones”.

Los pescadores están alarmados por un nuevo desecamiento de la laguna de El Farallón y lo atribuyen a la actividad minera y a la extracción ilegal de agua.

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
5,059SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA