Fallece María Eugenia Llamas, “La Tucita”

0
183

AGENCIAS

 

La actriz María Eugenia Llamas, “La Tucita», famosa por su participación en películas con Pedro Infante, murió la noche de este domingo en el hospital Chapalita en Zapopan, Jalisco, a la edad de 70 años debido a un paro cardiorrespiratorio.

Por medio de un comunicado, se informó que la actriz había llegado el día sábado a la ciudad de Guadalajara para instalarse a vivir con su hija Maru Lozano Llamas, luego de haber vivido por tres años en Tepoztlán, Morelos.

Al poco tiempo de su arribo se quejó de dolores en su columna vertebral por lo que fue internada en Zapopan donde murió el día de antier alrededor de las 21:00 horas; a la interprete le sobreviven sus tres hijos Luzma, Maru y Fernando, así como tres nietos.

 

HUELLA IMBORRABLE DEL CINE MEXICANO

La actriz María Eugenia Llamas, saltó a la fama siendo una niña a lado de Pedro Infante en cintas como «Los tres Huastecos» y «El seminarista», su carisma sedujo a cineastas como Ismael Rodríguez y Alejandro Galindo, mientras que en su edad adulta compartió créditos con los hermanos Mario y Fernando Almada y recientemente con Humberto Busto y Luis Gerardo Méndez.

Con tan solo cuatro años, la pequeña actriz debutó en cine y conquistó al público con su papel de «La Tucita» y sus frases «Para qué me deja sola si ya saben cómo soy» y «Es un condenado» en la película «Los tres Huastecos», dirigida por Ismael Rodríguez y protagonizada por Pedro Infante, Blanca Esthela Pavón y Sara García.

Su primera actuación le valió una nominación a los Premios Ariel, que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) en la categoría de Mejor Actuación Infantil, y aunque no obtuvo el reconocimiento, si fue premiada dos años después por su actuación en la cinta «Los niños miran al cielo» (1950), de Roberto Rodríguez.

Su carisma como «La tucita» no solo se pudo ver en «Los tres Huastecos», también lo interpretó en las cintas «Dicen que soy mujeriego» (1949) y «El seminarista» (1949), ambas dirigidas por Roberto Rodríguez y protagonizadas por Pedro Infante.

Le siguieron cintas como «Las dos huerfanitas» (1950), «Los hijos de la calle» (1951) y «Una calle entre tú y yo» (1952), también dirigidas por Rodríguez y en las que interpreta a «Teresita» y comparte el set con la actriz Evita Muñoz «Chachita».

El cineasta Alejandro Galindo también se vio seducido por la gracia de la pequeña «Tucita» y la invitó a participar en su película «La edad de la tentación» (1959), donde interpreta a «Rosita» y con este papel culmina su participación en la Época de Oro del Cine Mexicano.

En 1966 María Eugenia contrajo matrimonio con el actor y locutor Romulo Lozano (1917-1996), con quien procreó a sus hijos Fernando, María Eugenia y Luz Maria, y se estableció en la ciudad de Monterrey en Nuevo León, donde continúa su actividad en teatro de revista, comedia, radio y televisión.

Pasaron dos décadas para su siguiente aparición en cine con la cinta «El gatillo de la muerte» (1980), a la que le siguió «Cazador de asesinos» (1983), de José Luis Urquieta, y «El criminal» (1985), de Fernando Durán Rojas, en todas ellas acompañando a los hermanos Mario y Fernando Aldama.

En Nuevo León fue coordinadora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y desempeñó una amplia labor docente al impartir cursos y talleres de narración oral escénica, teatro y creatividad, y fue directora de Cultura del Municipio de Monterrey, N.L.