Aumentan secuestros y levantones en Córdoba

0
215

POR DAVID ARCOS/EXCLUSIVA

Para cordobeses resulta ilógico que se pretendan realizar los Centroamericanos cuando las condiciones de seguridad en el estado son precarias

 

Se gastan miles de millones de pesos en seguridad y seguimos igual o peor

JORGE AVENDAÑO LÓPEZ

 

Entre cinco y seis secuestros se han registrado en el centro de la ciudad de Córdoba de manera mensual durante este año. La presencia de las fuerzas federales y la intervención de la Policía Estatal han sido “insuficientes” para combatir la inseguridad.

Para los cordobeses resulta ilógico que se pretendan realizar los Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) Veracruz 2014, cuando las condiciones de seguridad en el estado son precarias.

De acuerdo con el presidente de la organización social de Gestión de Vivienda y Servicios Públicos, de Córdoba, Jorge Avendaño López, los secuestros y los “levantones” se han incrementado, lo que coloca al municipio en una situación “preocupante”.

“Se gastan miles de millones de pesos en seguridad y seguimos igual o peor. La gente antes salía con sus familias a cenar de las 10 de la noche a la una de la mañana, transitaban por las calles tranquilas. Hoy dan las nueve o 10 de la noche y las calles están desiertas”, lamentó.

A su juicio, la delincuencia y la inseguridad se han propagado a consecuencia de la falta de empleo, de la marginación y de la pobreza.

Sin embargo, actualmente gobierno del estado centra su atención en la organización de una justa deportiva de talla mundial, que claramente podría resultar “un fracaso”.

“Se gastan el dinero de los veracruzanos en una falacia, cuando no tenemos deportistas mejor preparados que los que vienen, cuando no hay inyección de este dinero para que nuestros atletas veracruzanos tengan una buena alimentación, una buena beca y una buena universidad”, apuntó.

Avendaño López consideró que el gobierno estatal sólo busca dar “pan y circo” al pueblo y exigió que se incrementen las estrategias, tanto federales como estatales, en materia de seguridad, toda vez que los cordobeses viven temerosos día tras día.