Alfonso Rivas aprovecha su momento; paso firme a las Mayores

0
27

Cuando Alfonso Ri­vas, primera base mexicano de los Cachorros, eligió jugar beisbol colegial en lugar de firmar como profesional, muchos creyeron que su esperanza de algún día jugar en Grandes Ligas se habían esfuma­do… Pero estaban equivocados.

Rivas nació en Chula Vista, California. Pasó su infancia al lado de sus padres en Tijuana, donde inició en el beisbol en la Liga Municipal. Poco antes de entrar a la secundaria, emigró con su familia al otro lado de la frontera, donde continuó jugando y al terminar su preparatoria tuvo ofertas de organizaciones de las Ligas Mayores.

Su decisión fue continuar con sus estudios en la Universidad de Arizona, que posee un programa que presume ya tener a 105 ligas­mayoristas, el más destacando el inmortal relevista Trevor Hoffman.

En mi familia no era opción dejar de estudiar”, dijo Rivas en entrevista con Excélsior, y quien en sus primeros 19 juegos esta temporada batea para .239 con dos jonrones y 10 carreras produ­cidas. “Estaba bien consciente de eso, desde mucho antes de termi­nar la high school, pero todavía el último año lo platiqué con mi papá, y me dijo ‘si nos ofrecen tal cantidad de dinero para firmar algún equipo, pues sí firmamos’… No nos la dieron”.

Rivas tuvo una destacada tra­yectoria colegial con los Wild Cats de la Universidad de Arizona. En su último año fue elegido como parte del equipo ideal del sis­tema colegial de Estados Unidos y le valió para ese mismo 2018 ser elegido por los Atlé­ticos de Oakland en la cuarta ronda del re­clutamiento colegial.

La meta siempre fue jugar beisbol profesional y buscar el camino a Grandes Ligas”, cuenta Rivas, quien a inicios de 2020 fue cambiado a los Cachorros por el jardinero Tony Kemp, quien llegó a Oakland. El año pasado, con sólo cuatro temporadas en sucursales y 25 de edad le dieron la oportuni­dad de jugar con el primer equipo.

Siempre me dijeron que la vía más segura para llegar a Grandes Ligas era firmar antes de los 20, para llegar a los 25 o 26 años, que luego era más difícil y, la verdad, es que aho­ra volteo atrás y pasar más años en ligas menores, sobre todo en las categorías de más abajo, no sé si lo hubiera aguantado con las condiciones tan difíciles qué se presen­tan. Creo que tomé la mejor decisión y pues aquí está la muestra”.

Este año Rivas se empieza a consolidar como el primera base titular de los Cachorros, sin embargo fue hasta la semana pasada cuando cayó en cuenta lo que significa ser de Grandes Ligas.

Me emocioné cuando me dije­ron que iba a Grandes Ligas, mi primer turno al bat que di hit, me dieron la bola, pero creo que la emoción llegó ahora en San Diego, que pude ver a un montón de amigos y familia, sobre todo a mi abuelo… Ahí caí en cuenta que ya estoy jugando en las Mayores”.

PERFIL

-Alfonso Rivas nació en Chula Vista California el 13 de septiembre de 1996. Cuenta con doble nacionalidad.

-Debutó en Grandes Ligas la temporada pasada el 29 de agosto de 2021 con los Cachorros, equipo al que llegó en cambio, pro­cedente de Oakland.

-Terminó su trayectoria colegial con Arizona y fue el cuarto seleccionado en la cuarta ronda del draft.

EL NUEVO TITÁN

Primera base, nacido en San Diego, pero avecindado en Tijuana, eso suena a una histo­ria muy conocida para el beisbol mexicano. Ade­más, Alfonso Rivas tie­ne muchas similitudes en su forma de cubrir la ini­cial con Adrián González, el mejor representante ofensivo del beisbol na­cional en los últimos 15 años.

Todos los días me dicen que si soy algo de Adrián”, dice entre risas Rivas. “Me da gusto que me comparen con él, un honor para mí porque fue mi ídolo de niño, yo iba a ver a los Padres para verlo a él”.

González debutó en Grandes Ligas en 2004 y dos años después empe­zó a ser muy popular en México, tras ser el prime­ra base titular del combi­nado tricolor en el primer Clásico Mundial. Rivas quiere parecerse hasta en eso a González.

Estoy puestísimo para jugar el Clásico Mundial, espero que me llegue el llamado, porque real­mente, si bien yo nací en Estados Unidos, soy más mexicano que otra cosa”.

*EXCELSIOR