21.8 C
Xalapa

Xalapa con X: Dos realidades, solo unos juegos

POR FADIA MORENO

 

Una verdad oficial: Un video promocional realizado por el gobierno del estado asevera en el típico lenguaje y formato del texto propagandístico: “Un estado, un esfuerzo en conjunto, 5 sedes, escenarios de competencia memorables: Veracruz, Boca del Río, Xalapa, Córdoba, y Tuxpan; 34 disciplinas, diferentes expresiones de una misma pasión. 31 países, en la búsqueda de la victoria”. La realidad dice otra cosa: En los últimos cinco años desfilaron igual número de directores-responsables del Comité Organizador de los Juegos Centroamericanos: la ex alcaldesa y ahora presidenta del CDI del PRI Elizabeth Morales; el ex diputado federal, Gerardo Lagunes Gallina; otro ex alcalde xalapeño, David Velasco Chedraui;  el ex diputado federal, Dionisio Pérez Jacome y finalmente Carlos Sosa Ahumanda. Uno de ellos, Velasco Chedraui, proveniente del sector empresarial xalapeño argumentó su salida por “razones personales”  aunque dejó ver que a los juegos, lo que falta es organización, dinero y autonomía, pues todos obedecen los caprichos de un mandatario que sólo repite que  “van en tiempo y forma y que en Veracruz se tendrán lugar los mejores Juegos Centroamericanos y del Caribe de toda la historia”.

Otra verdad oficial: En el video, un banner describe cada uno de los recintos en una serie de maquetas, la cámara muestra un paneo de construcciones virtuales que se ven muy bien a cuadro. Una música grandilocuente sirve de fondo a ovaciones, aplausos y chiflidos, provocados por la excitación del publico virtual; fuegos artificiales que estallan de uno de los recintos deportivos, para celebrar que en Veracruz se realizan “los mejores juegos de la historia”.

El video continúa con su recorrido alrededor de las edificaciones de las cuales cuelgan pendones con la imagen corporativa de los JCC; de igual manera unos toldos rodean algunos de los centros deportivos.

Desde las alturas, una  toma abierta de la maqueta 3D que por su magnificencia invita a visitarla por lo espectacular que se ve. La cámara se acerca al logotipo oficial de los juegos 2014 para después alejarse y presumir las instalaciones, modernas y vanguardistas que en su planificación arquitectónica, de verdad convence y dan ganas de estar ahí dentro para aplaudirles a los atletas.

Estandartes de los países invitados ondean con el viento, a la par de que envuelven a la gran Plaza de las Banderas, palmeras, numerosa vegetación en las áreas verdes de los espacios. A lo lejos no podía faltar la playa del puerto veracruzano, además que los visitantes podrán aparcarse en el estacionamiento de 5 niveles decorado con jardines verticales.

Otra realidad: Todo, está incompleto. Funcionarios que informan a medias, un sitio web que suben, bajan y vuelven a subir, se anuncia que la página “está en construcción” por lo que no se puede acceder a los botones de transparencia, recintos y actividades; obras inconclusas, al igual que el portal web, se mantienen en construcción a 79 días de los centroamericanos.

En un recorrido a pie se puede constatar que las edificaciones están inconclusas; en el Velódromo -la única obra de gran magnitud,  no dejan de salir camiones de volteo que mueven grava, arena y uno que otro escombro. Es difícil acceder a la obra pues además de que sus accesos están sin pavimentar, se topa uno con bultos de cemento, fierros, varillas, tubos “naranjas” de PVC clorado y distinta maquinaria pesada. Una malla ciclónica se antepone a la vista, sin embargo, desde lejos se observan paneles pintados de rojo y ventanales recién colocados, que simulan una construcción casi lista.

Si hay algo que destacar es que en el gobierno estatal son positivos, soñadores y visionarios, pues a una obra inconclusa, los adelantados, anuncian que al terminar los juegos, el edificio se convertirá en  el centro de convenciones de Xalapa.

Entre  ingenieros, albañiles y grúas se levantan a marchas forzadas el puro armazón de uno de los gimnasios del Complejo Deportivo Omega; vigas de lo que era el estadio Quirasco, sobresalen del piso arenoso; unas gradas ausentes, pues aún no se concluyen; maderas podridas obstaculizan el paso e impiden caminar por la banqueta. “hacen un hoyo y lo vuelven a tapar” dijo un comerciante de las afueras del circuito.

Y sin plazos reales de terminarse, el estadio, Heriberto Jara Corona continúa en obra negra, algunas estatuas siguen sin pintar y otras están cubiertas de un plástico que protege contra el polvo y el cemento.

Correo electrónico: fadimr4@gmail.com

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
5,585SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA