¡Una ganga! Encuentran en Brock Purdy, un lingote de oro

0
42

Dentro de las instalaciones de los 49ers, es común ver estacionados una gran cantidad de autos de lujo que son propiedad de los jugadores y directivos del equipo. Los modelos de Tesla, quizá, los vehículos más apropiados para desplazarse por el corazón de Silicon Valley, son de los más populares, aunque también hay superdeportivos como el Mercedes AMG GT del ala defensiva de Nick Bosa.

Uno junto a  otro, los automóviles recrean una exhibición de alta gama hasta que una Sequoia que pertenece al quarterback Brock Purdy rompe con la pomposa armonía. El quarterback de los 49ers aún conduce la accesible SUV de Toyota que pareciera le pidió prestada a su mamá, debido a que su salario no es mayor al dinero que sus compañeros de equipo pueden destinar en una camioneta todo terreno o un Ferrari.

Con un salario anual de 826,000  dólares –menos impuestos– y viviendo en San Francisco, una de las ciudades más caras de Estados Unidos, Purdy está obligado a hacer rendir cada centavo. A pesar de ser uno de los rostros más famosos de la National Football League (NFL), Brock Purdy mantiene los mismos hábitos de su etapa colegial: vive con un compañero de cuarto y come en la cafetería de los 49ers.

Con una cifra modesta en su estado de cuenta, Brock Purdy viajará a Las Vegas en donde el próximo 11 de febrero se convertirá en el quarterback con el salario más bajo en disputar el Super Bowl en las últimas 10 ediciones.

Si bien año con año el tope salarial impuesto a las organizaciones de la NFL ha ido aumentado dramáticamente debido a los multimillonarios acuerdos de transmisión y otros robustos ingresos por patrocinios, Brock Purdy se encuentra atado a su contrato de novato (3,737,008/ por cuatro temporadas), el pasador de los 49ers no tiene derechos a estructurar ni a recibir alguna estructura de incentivos o bonificación que le otorgue más dinero. 40 de los 53 jugadores que pertenecen a los 49ers, cobran más dinero esta campaña que su quarterback.

En una liga donde nueve de los 10 sueldos más altos pertenecen a los quarterbacks, Purdy está en la posición 64 entre los jugadores de su posición. Incluso, su suplente Sam Darnold (3.5 mdd) cobra más que él.

El caso más reciente que se asemeja a la situación de Mahomes, es el que protagonizó Russell Wilson, quien en 2013 consiguió el trofeo Vince Lombardi con un cheque anual de 661,00 dólares.

Las cifras de Purdy o en ese tiempo la de Wilson, están lejísimos de lo que hoy obtiene Patrick Mahomes, el otro quarterback contendiente del SB LVIII y uno de los jugadores más eléctricos de la liga, Mahomes gana 35 mdd,  el 16.84 por ciento del total de la  nómina de los Chiefs.

 

Los quarterbacks a menudo son comercializados como la cara de sus franquicias, beneficiándose económicamente más que cualquier jugador de otra posición, pero en el caso de Purdy deberá de esperar hasta 2026 cuando se convierta en agente libre.

Mientras ese momento llega, Bruck Purdy seguirá conduciendo su Toyota aunque gane el Lombardi.

*EXCELSIOR