Tres robos a la semana en colonia Arroyo Blanco

0
177
Foto: Carol Suárez
Foto: Carol Suárez
Foto: Carol Suárez

Se trata de pandillas conformadas por jóvenes, mismas que pueden observarse en las esquinas y en lotes baldíos durante las noches; se juntan para ingerir bebidas alcohólicas o drogas ilegales, a quienes los elementos de la Policia Estatal Acreditable parecieran temerles.

 

«Los policías nos dicen que no denunciemos porque no sirve de nada», relatan vecinos de la colonia Arroyo Blanco, quienes han sido víctimas de la ola de robos a casa-habitación, registrada en esa zona de la capital del estado.

Los delincuentes analizan con detenimiento la rutina de los pobladores para conocer los horarios en que no se encuentran en sus casas y, posteriormente, robarlas y vaciarlas.

Estos hechos ocurren al menos dos o tres veces por semana y aunque han sido reportados a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), dependencia estatal a cargo de Arturo Bermúdez Zurita, nada se ha hecho al respecto.

Se trata de pandillas conformadas por jóvenes, mismas que pueden observarse en las esquinas y en lotes baldíos durante las noches; se juntan para ingerir bebidas alcohólicas o drogas ilegales.

Cuando están bajo los efecto de esas sustancias tóxicas, persiguen a las jovencitas, las manosean y les arrebatan su celular o la bolsa de mano, según sea el caso.

Las personas que habitan en la colonia mencionada tienen identificados a los sujetos que delinquen. Cuando otorgan esa información a los elementos de la Policia Estatal Acteditable, ellos preguntan cuántos y con base en la respuesta decide si actúan o no.

«Cuando ocurre un robo, buscamos a los policías para pedirles ayuda, pero los hemos encontrado recostados en las patrullas. Nos preguntan si los delincuentes son muchos y si es así nos dicen que pueden ayudarnos, que solo son dos y no podrían detener a tantos», dice uno de los entrevistados.

Ante tal situación, sospechan que los mismos policías podrían estar involucrados en la serie de robos que se han presentado.

«Es común que los ladrones les dan una mochada a los policías para que no los detengan. Los oficiales siempre nos insisten en que no denunciemos, porque representa una pérdida de tiempo y los delincuentes nada más pagan una multa y salen libres».

Los vecinos también ubicaron una vivienda donde los delincuentes resguardan la mercancía hurtada, situación que también ha sido reportada a las autoridades.