Tras el fracaso estrepitoso, piden a Marko, “Alito” y hasta a Claudio X. manos fuera

0
88

“Alito” Moreno y Marko Cortés, dirigentes nacionales del PRI y PAN, respectivamente, no contemplan renunciar a sus presidencias de manera inmediata pese al fracaso que ambos obtuvieron en los recientes comicios electorales, en los que no sólo no ganaron la presidencia de México sino que el partido blanquiazul perdió Yucatán y el tricolor quedó relegado en el Congreso. 

 

La lumbre ha alcanzado a Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, el dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI); a Marko Cortés Mendoza, presidente de Acción Nacional (PAN), y al artífice del bloque opositor Claudio X. González Guajardo. Voces dentro de los partidos y del círculo rojo han demandado que los dos primeros renuncien y al empresario que saque las manos de la oposición. 

De las 9 gubernaturas en juego, el PRIAN solo retuvo una: Guanajuato, en donde Libia Dennise García Muñoz Ledo ganó por 11 puntos, una distancia menor a la que obtuvo el PAN en solitario hace seis años con Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, quien se impuso por 25 puntos al candidato de Morena, Ricardo Sheffield; en esa ocasión el PRI fue con su propio candidato Gerardo Sánchez García, quien quedó en tercer lugar. Además en este proceso el PRIAN perdió Yucatán que nunca había sido gobernada por la izquierda. 

“Me parece que el PRI tiene que hacer un ejercicio de autocrítica honesta, que no lo ha hecho”, declaró a Imagen Televisión, Francisco Labastida Ochoa, excandidato presidencial del PRI en 2000. “Por supuesto que debe renunciar (Alejandro Moreno Cárdenas), sin lugar a dudas. Se lo han pedido todas las gentes que opinamos sobre ello, de cierto talento, de independencia, de cierta honestidad en el comportamiento y en la opinión, opinamos que debió haber renunciado desde hace tiempo. Hizo trampas además, le quitó facultades al Consejo Político Nacional y las tomó él”. 

En el PAN existe el mismo malestar. “Lo que acabamos de ver es un terremoto electoral. Para el PAN, me parece que fue una elección durísima, con un resultado catastrófico que creo que no se ha terminado de dimensionar. Sólo cuatro estados tendrán más de dos diputados federales”, expresó el Senador Damián Zepeda, quien señaló que Acción Nacional “se reinventa o se muere”. 

La panista Adriana Dávila cuestionó a su vez el actuar de los dirigentes nacionales y llamó a los militantes de Acción Nacional a “organizarse y exigir un cambio de timón que emane de la democracia interna”. Dávila señaló que tener presidentes de partidos “emanados del acuerdo entre unos cuantos” tiene graves riesgos en la vida pública del país. 

De igual forma, en el círculo rojo se ha cuestionado el rol de Claudio X. González Guajardo, quien aglutinó a los partidos de oposición en un solo frente. “Ahora Claudio X. González es el primero en salir a decir ‘perdimos”. ¿Pues no que Claudio X. González era ajeno por completo a este proceso en lo que tenía que ver con la coalición opositora y con Xóchitl Gálvez?, cuestionó el periodista Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula. “¿Perdimos? Perdió Claudio X. González y todo lo que organizó. Parte de este clima de encono, parte de este clima de rijosidad, parte de este clima de polarización, parte de este clima que ahora sale a decir muy a su estilo ‘perdimos’. No Claudio, perdiste tú. ¿O a quién representas tú? A mí no y no sé a qué parte de la sociedad civil entre comillas sí”. 

También en Radio Fórmula, la periodista Azucena Uresti cuestionó el papel del magnate: 

“¿Qué hace Claudio X. González diciendo que ‘perdimos’? ¿Qué hace Claudio X. González, una figura tan denostada, una figura tan criticada por el Presidente de la República, apareciendo públicamente en las marchas, en las manifestaciones, enarbolando la bandera de la sociedad civil? ¿Quién se la dio? ¿Quién le dio a Claudio X. González esta potestad? ¿A quién representa y por qué? ¿Por qué no dejar el protagonismo de algunos personajes que hacían más daño a la coalición y a la candidatura de Xóchitl Gálvez?, ¿por qué no dejar su protagonismo personal a un lado y mantenerse de bajo perfil? ¡No!, quisieron protagonizar una campaña sabiendo que su imagen no beneficiaba, Claudio X. González incluido y él sigue manifestándose ahora hablando a nombre de la sociedad civil ¿Quién la sociedad civil y a quién representa Claudio X.González? Usted, Claudio X. González podrá hablar en primera persona, pero no sé por qué habla en plural”. 

DESCARTAN RENUNCIAR 

Pero pese a los resultados obtenidos en la jornada electoral de este 2 de junio, que se suma a derrotas de comicios anteriores, Alejandro, “Alito”, Moreno Cárdenas, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Marko Cortés, dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN) descartaron renunciar de inmediato a sus respectivas presidencias. 

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, este martes 4 de junio, Moreno Cardenas señaló, a pregunta expresa sobre su permanencia como líder del PRI, que por el momento no renunciaría. “No [renunciaría], ahora no, porque yo tengo una visión clara, respeto las posiciones, estamos en el momento más complejo del país, hemos dado la batalla y, como se dice, no vamos a tirar el arpa”, adelantó “Alito”. 

“¿No renuncias?”, repitió Gómez Leyva, a lo que el dirigente del tricolor reiteró: “no [no va a presentar su renuncia], los tiempos son los que marcan las convocatorias y los estatutos del PRI y seremos respetuosos con ello, como lo hemos sido y seguiremos dando la batalla con firmeza y con carácter”. 

Incluso, el dirigente opositor anunció que ya se encuentra trabajando con la militancia. “Yo estoy trabajando con las y los priistas, lo vamos a hacer de manera firme, clara y desde ahora, desde ya, nosotros ya trabajando, vamos a estar en los estados, escuchando, haciendo los preparativos, trabajar rumbo a nuestra asamblea nacional (…) para construir proyecto (…) tenemos que ver hacia adelante”, dijo. 

Respecto a las causas que provocaron el fracaso de su candidata presidencial Xóchitl Gálvez Ruíz, aunque Moreno aceptó que los resultados no les favorecieron en la jornada electoral del pasado domingo, justificó que fue una “elección inequitativa”, ya que, aseguró, hubo “participación del Gobierno en la elección en señalamientos muy puntuales”, añadió. 

Por su parte, Cortés, aunque en un tono más matizado, también señaló que no va a presentar su renuncia inmediata a la dirigencia del partido blanquiazul, aunque se dijo consciente de que su periodo en la misma está por terminar, ya que destacó que en breve iniciará “un proceso de renovación” en ese instituto político, aunque no especificó cuándo. 

“¿La próxima semana?”, cuestionó Gómez Leyva, a lo que el líder panista respondió: “en breve es en breve, yo te diría que es en poco tiempo cuando ya iniciamos el proceso de renovación de la dirigencia nacional y de las dirigencias estatales (…) porque los marcan nuestros estatutos. Yo ya estoy por concluir el periodo por el que fui electo en mi partido”. 

“Yo ya terminé mi ciclo para el que fui electo, en los estatutos del partido se dice que pasando el proceso electoral federal se renuevan las dirigencias, se renueva la nacional y se renuevan todas las estatales”, ahondó Cortés. “Inicia en breve un proceso de renovación”, sostuvo. 

Cortés también justificó la derrota presidencial del domingo, al considerar que “se trató de una elección de Estado, reconocemos que los resultados del PREP no nos favorecen, pero también que no fue una contienda ni limpia ni legítima y que nunca se nos garantizó una cancha pareja”, dijo. 

Pero los resultados tan negativos que ambos partidos obtuvieron en la recién jornada electoral, no son nuevos, desde hace años, Morena y sus aliados han ido conquistando regiones que por mucho tiempo estuvieron bajo el mando del PRI y del PAN. Por ejemplo, en 2021, el blanquiazul, pese a que se mantuvo como la segunda fuerza política, perdió dos gubernaturas, la de Baja California Sur y Nayarit, conservando sólo ocho. 

Cortés inició su dirigencia en el PAN en 2018, tras el triunfo del actual Presidente Andrés Manuel López Obrador, en ese momento el mapa electoral mostraba al PAN encabezando 10 estados. Pero en las elecciones de 2021, perdió dos entidades y conservó ocho: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán. 

Sin embargo, para las elecciones de 2022, el panismo sólo retuvo cinco estados: Aguascalientes, Chihuahua, Guanajuato, Querétaro y Yucatán, ya que en ese momento Durango pasó a manos del PRI; Quintana Roo se pintó de guinda con el triunfo de Morena, lo mismo que Tamaulipas. Mientras que en este 2024, Yucatán también se sumó al partido oficialista, por lo que actualmente el blanquiazul conserva sólo cuatro entidades. 

Por su parte, el PRI ha mantenido un declive permanente de 2018 a la fecha, siendo las elecciones de este 2 de junio, las peores en su historia, ya que de acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) 2024, este instituto político obtuvo menos votos a favor que el partido Movimiento Ciudadano, el cual obtuvo casi seis millones de votos, con lo que superó al tricolor. 

Según datos del PREP, en las votaciones presidenciales, el partido naranja obtuvo cinco millones 832 mil 105 votos, lo que se traduce en el 10.4 por ciento de las votaciones a favor; mientras que el tricolor logró cinco millones 411 mil 046 votos a favor, lo que corresponde al 9.6 por ciento del apoyo. 

Respecto a las gubernaturas, en 2019, cuando Moreno Cárdenas asumió la dirigencia del PRI, este instituto político mantenía bajo su mando 12 estados, de los cuales perdió ocho en las elecciones de 2021, quedándose, en ese momento, solamente con cuatro entidades: Estado de México, Oaxaca, Coahuila e Hidalgo. 

No obstante, durante las elecciones de 2022, el tricolor redujo su mandato a tres entidades, ya que pese a que triunfó en Durango, perdió Hidalgo y Oaxaca, que quedaron en manos de Morena, por lo que hasta hace dos años, sólo Coahuila, Durango y el Estado de México estaban bajo el priismo. 

Pero ese no sería el último revés que la ciudadanía le daría al partido tricolor, ya que en 2023, el Estado de México, bastión del priismo desde 1929, pasó a manos de Morena, con lo que para este 2024, ese instituto político solamente conserva bajo su mando a los estados de Durango y Coahuila. 

Por su parte, el PAN mantiene Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Chihuahua; Movimiento Ciudadano tiene el control de Jalisco y Nuevo León; el Partido Verde Ecologista de México tiene bajo su mando a San Luis Potosí y el resto del país está bajo el control del partido oficialista: Morena. 

Pero sin importar este cúmulo de derrotas, “Alito” se aferra a la presidencia nacional del PRI, incluso, después de que en 2021, la militancia priista exigió renuncia de Alejandro Moreno y del del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), luego de que el partido perdió a los estados de Colima, Baja California Sur, Zacatecas, Tlaxcala, Sonora, Sinaloa, Campeche y San Luis Potosí.

 

*SIN EMBARGO