Salieron de la pobreza extrema 150 mil veracruzanos: Fernández Sánchez

0
24
Foto: Gina Collins

Durante los primeros tres años de la administración estatal se logró reducir la pobreza extrema, sacando a más de 150 mil personas de esa condición. 

Así lo reveló el titular de la la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Guillermo Fernández Sánchez, quien compareció en el Congreso local, en el marco de la glosa del Tercer Informe de Gobierno.


Frente a las diputadas y diputados de la LXVI Legislatura de Veracruz, el funcionario estatal enfatizó que en el estado se logró abatir la pobreza extrema en un 2.2 por ciento.


“De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), de 2018 a 2020 Veracruz logró abatir en un 2.2 por ciento la pobreza extrema, sacando así a más de 150 mil personas de esta condición, lo cual representa el mayor avance a nivel nacional”, expresó. 

Consideró que las cifras mencionadas son confiables, toda vez que la medición fue realizada por un organismo público descentralizado de la administración pública federal.


Destacó que entre las políticas públicas de combate a la pobreza se encuentran diversos programas sociales enfocados a la atención de persona de escasos recursos. 

En ese sentido, mencionó que se han atendido temas relacionados con el ordenamiento territorial, desarrollo urbano, vivienda y obras de infraestructura social.


AYUDA A DAMNIFICADOS 

De acuerdo con Fernández Sánchez, se trabajó en coordinación con la Federación para censar a las familias afectadas por el huracán “Grace”. 

Cabe recordar que el fenómeno meteorológico destrozó viviendas, cultivos y hasta infraestructura carretera durante su paso por la entidad, el pasado 21 de agosto. 

El titular de Sedesol recordó que el censo fue elaborado por la Secretaría de Bienestar y que la dependencia estatal a su cargo participó en dichas acciones. 

Subrayó que se realizaron 8 mil 508 censos en 100 localidades de 15 municipios, sobre todo de la zona norte del estado de Veracruz.

“Recorrimos caminos sinuosos en días normales, sábados y domingos, porque sabíamos que era necesario tener esa información que nos habían confiado”, afirmó.