Reino Unido acusa al espionaje ruso de intentar interferir en sus procesos democráticos desde 2015

0
43

El Gobierno británico vincula a los servicios de inteligencia rusos con ciberataques contra políticos de todo el espectro parlamentario desde 2015 y con el pirateo de documentos comerciales entre el Reino Unido y Estados Unidos que fueron filtrados antes de las elecciones generales de 2019.

 

El Gobierno británico acusó este jueves a los servicios de inteligencia rusos (FSB) de intentar “interferir” en la política y los procesos democráticos de Reino Unido a través de operaciones de ciberespionaje.

El Ministerio de Asuntos Exteriores responsabilizó en un comunicado al organismo sucesor de la KGB de varias filtraciones de información confidencial desde 2015 con el fin de desestabilizar políticamente al Reino Unido.

El Foreign Office convocó al embajador ruso en Londres, Andrei Kelin, para transmitirle su “profunda inquietud” por los “repetidos intentos” rusos de interferir cibernéticamente en la política británica y de otros países.

Londres cree que una unidad del FSB, Centro 18, es la responsable de las operaciones de las operaciones de ciberespionaje, que fueron ejecutadas por el Star Blizzard, que para la inteligencia británica está subordinado a dicha unidad.

Por eso, anunció sanciones contra dos ciudadanos rusos por su implicación en Star Blizzard (también conocido como Callisto Group, Coldriver o Seaborgium): el agente del FSB Ruslan Aleksandrovich Peretyatko y el miembro del grupo Andrey Stanislovich Korinets.

Según el Gobierno británico, el FSB dirigió sus actividades contra políticos, funcionarios, periodistas y ONG británicas.

“Aunque algunos ataques resultaron en la filtración de documentos, los intentos por interferir en la política y la democracia británicas no tuvieron éxito“, señala Exteriores.

El Gobierno británico vincula al FSB con ciberataques contra políticos de todo el espectro parlamentario desde 2015 y con el pirateo de documentos comerciales entre el Reino Unido y Estados Unidos que fueron filtrados antes de las elecciones generales de 2019.

También sospecha que estuvo implicado en el pirateo del centro de pensamiento Institute for Statecraft y de su fundador, Christopher Donnelly, que combaten la desinformación, y de otras ONG y periodistas.

El propósito fue siempre “filtrar y amplificar la información en línea con los objetivos de confrontación de Rusia, incluido socavar la confianza en la política en el Reino Unido y otros países similares”.

El secretario de Estado para Europa, Leo Docherty, declaró hoy previamente en el Parlamento que Rusia “comprometió” conversaciones privadas de políticos de alto nivel con sus operaciones, pero que sus intentos de interferir fueron infructuosos.

El Reino Unido, junto a EE.UU., Australia, Nueva Zelanda y Canadá, publicará hoy unas pautas de seguridad para reforzar la protección frente al ciberespionaje ruso, especialmente para los individuos en mayor situación de riesgo.

“Al sancionar a los responsables y convocar al embajador ruso hoy, exponemos sus intentos malignos de influir y arrojamos luz sobre otro ejemplo de cómo Rusia elige operar en la escena global“, dijo el ministro de Exteriores, David Cameron.

El jefe del Foreign Office catalogó los intentos de interferencia de “completamente inaceptables” y consideró que “buscan amenazar nuestros procesos democráticos“.

 

*ARISTEGUI NOTICIAS