Murió el autor y activista israelí Sami Michael a los 97 años

0
26

Sami Michael, un galardonado autor iraquí-israelí conocido por escribir sobre las minorías oprimidas y los desafíos que enfrentan los judíos de los países árabes, murió el lunes. Tenía 97 años.

Sus personajesabrieron una ventana a los dolores y desafíos particulares que enfrentan los judíos mizrajíes de Oriente Medio y el norte de África, así como sus estrechas relaciones con los palestinos israelíes en la ciudad mixta de Haifa.

Sus personajes tendieron un puente entre judíos y árabes”, dijo Itamar Drori, profesor titular de literatura en la Universidad Bar Ilan de Israel.

Michael también criticó el trato de Israel a los palestinos y abogó por las minorías oprimidas.

Nació en un barrio mixto y rico de Bagdad en 1926 y fue miembro activo del Partido Comunista cuando era joven. Se desempeñó como presidente de la Asociación por los Derechos Civiles en Israel durante más de dos décadas hasta septiembre pasado.

Una orden de arresto de las autoridades iraquíes lo obligó a huir a Irán en 1948 y luego a Israel en 1949, donde trabajó como periodista para el diario en árabe del partido en la ciudad norteña de Haifa. En 1955, descontento con parte de la ideología del Partido Comunista, dejó el periódico y el partido y se fue a trabajar como hidrólogo en la Autoridad Hidrológica de Israel.

Después de una pausa de casi 20 años en la literatura, Michael publicó su primera novela en hebreo en 1974, titulada Todos los hombres son iguales, pero algunos son más, relatando las luchas de los judíos mizrajíes que se adaptaban a la vida en Israel. En los años posteriores a la independencia de Israel en 1948, los judíos mizrajíes recién llegados se vieron obligados a vivir en campamentos en barrios marginales y se enfrentaron a una discriminación significativa por parte de los líderes europeos del país.

Escribió más de 20 novelas y libros infantiles, además de obras de teatro, ensayo y crítica cultural. Algunos de sus libros también fueron adaptados al cine. Ganó el Premio Hans Christian Andersen de literatura infantil, así como muchos de los principales premios literarios de Israel, incluyendo dos veces el premio de literatura hebrea del primer ministro.

El papel principal de la cultura es “arrojar una luz brillante sobre la ignorancia, la injusticia y la corrupción”, dijo Michael al periódico israelí Haaretz en 2018. Agregó que se sentía llamado a tomar medidas contra las políticas israelíes que empujan al país “a un abismo”, recordando cuando escritores y poetas permanecieron en silencio en Irak contra las injusticias del gobierno en su juventud.

“Firmar peticiones no era suficiente, porque sin una acción real por parte de los intelectuales y consumidores de cultura, toda la sociedad pagaría un precio alto”, dijo.

El lunes, el presidente Isaac Herzog rememoró a Michael como “un gigante entre gigantes” que “hizo que nuestra estantería fuera rica y espectacular”.

*ARISTEGUI NOTICIAS