17.8 C
Xalapa

Meteorólogos: una crisis del agua es inminente

Por Ramón Aguirre*

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) presenta el Informe sobre el estado de los servicios climáticos en 2021, resultado de los aportes de más de 20 organizaciones internacionales, organismos para el desarrollo e instituciones científicas, en el cual se prevé que para el año 2050 más de cinco mil millones de personas en el mundo tendrán un acceso inadecuado a los servicios de agua potable. Un informe que además de llamar la atención, conviene analizar.

Lo primero por destacar es el crecimiento de la población y que cada vez son menos los recursos hídricos disponibles. De hecho, las soluciones baratas para las principales ciudades ya no existen, ahora necesariamente se debe recurrir a traer agua de fuentes lejanas y la opción –muy costosa– de desalar agua de mar se convierte, con mayor frecuencia, en la única factible.

Lo que complica aún más esta situación es el cambio climático, que con el calentamiento global de unos cuantos grados en la temperatura modifica el comportamiento de los vientos y la distribución de las humedades en el planeta y que genera, a manera de resumen, un fenómeno donde en los lugares que llueve mucho llueva más y en los lugares secos llueva menos.

La OMM pone sobre la mesa dos situaciones que deberían preverse. La primera, relativa al peligro que implica el incremento de las lluvias y de su intensidad en algunas zonas del planeta, donde recomienda una mayor vigilancia y la implantación de sistemas de alerta temprana. Estos problemas de lluvias extremas ya se han presentado en países como Japón, China, Indonesia y Pakistán, además en regiones de Europa, donde, recientemente, se han padecido catastróficas inundaciones.

El otro aspecto es que se esperaría un mayor estrés hídrico en las zonas con bajas precipitaciones. La organización presenta las zonas del planeta donde se esperan frecuentes sequías y que la situación por falta de agua se agrave: el norte de África y el sur de Europa, incluyendo España e Italia; el Oriente Medio; el centro, oriente y sur de Asia; el sur de Australia; África del Sur; Perú, Chile y parte de Ecuador y Bolivia; el centro y norte de México y el occidente de Estados Unidos.

Igualmente, la OMM externa su preocupación sobre las repercusiones de estos dos probables escenarios en la seguridad alimentaria, así como en la salud y el bienestar de los seres humanos.

Recomienda tomar conciencia de la inminente crisis del agua e incrementar las inversiones para poder mejorar la gestión de los recursos hídricos, la vigilancia y los sistemas de alerta temprana para hacer frente al aumento de los peligros relacionados con el agua y el estrés hídrico.

En el caso de México, el sector agua en su conjunto requiere de una inversión sostenida en un rango de los 110 mil millones de pesos (mdp) anuales, donde en los sistemas de agua potable son necesarios 75 mil mdp, en infraestructura para el campo unos 30 mil mdp y en otros rubros un mínimo de cinco mil mdp. El problema es que el país invierte del orden de un 10% de estas cifras.

Si México mantiene este ritmo de bajas inversiones en el futuro, una crisis nacional por el agua es algo de lo que debemos tener total certeza. Se trata de un asunto de aritmética simple: si invertimos en un sector una décima parte de lo necesario, es seguro que tarde o temprano el tema reviente, más aún si los meteorólogos ya colocan al país como una región donde los problemas tienden a incrementarse.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
5,059SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA