Los parquímetros “son un agravio a la sociedad”, asegura Ricardo Ahued

0
57
Foto: Cynthia Sánchez

*El candidato ganador a la alcaldía de Xalapa dice estar en contra de los parquímetros, pues la infraestructura carretera de la Atenas Veracruzana no se presta para la colocación de estos artefactos tributarios. Además, Ahued considera que la instalación es un “agravio a la sociedad”. 

El solo oír la palabra “parquímetros” en Xalapa hace “enchuecar” el bigote y apretar la nariz al candidato ganador a la alcaldía, el morenista, Ricardo Ahued Bardauill, quien considera que la instalación de estos artefactos recaudadores de impuestos son un “agravio a la sociedad”.

A unas horas de que reciba su constancia de mayoría como alcalde electo, Ahued recibe a Crónica de Xalapa en su oficina del centro histórico, está de buen humor, tranquilo y satisfecho después de la elección y ya esperando que se finiquite todo lo electoral, para empezar a ver la transición con su equipo de trabajo. 

Con el espinoso tema de los parquímetros, Ricardo Ahued no da tregua: “Espero que el Congreso Local eche atrás está medida”.

Ahued insiste que en Xalapa no hay bulevares, ni avenidas de tres carriles de lado y lado, como para pensar en la instalación de parquímetros.

“De ninguna manera estoy de acuerdo. No nos equivoquemos, los parquímetros no caben en Xalapa, iría de acuerdo si tuviéramos avenidas de tres carriles y tres, y un extra para estacionarse, las llamadas bahías.

Ahued dice que esperará a que está medida municipal tendrá que pasar por el Congreso Local, razón por la que no se quiere aventurar a decir que en su cabildo en enero del 2022 será echado atrás, pues puede ser que antes, para efectos prácticos haya un recule.  

“El cabildo actual puede aprobar algo en el ejercicio de su mandato, pero sí el Congreso Local dice no, el ciudadano que pagó parquímetros puede exigir devolución en el ejercicio de su mandato”.

El exsenador y exdiputado federal señaló que él ha visto parquímetros exitosos en ciudades metropolitanas con carreteras diseñadas para ello. Medida que no aplica para la fisonomía de Xalapa, aún y con sus 600 mil habitantes.  

Política metropolitana 

El expriista, morenista, Ricardo Ahued Bardauill asegura que a partir de enero próximo habrá de tener una coordinación estrecha con los ediles de Banderilla, Tlalnelhuayocan, Coatepec y Emiliano Zapata pues el 60 por ciento de sus habitantes “trabajan en Xalapa” y a la vez la capital “depende de ellos”.

“Necesitamos una convivencia metropolitana en materia de seguridad, de limpia pública, de creación de empleos. De buscarle soluciones conjuntas al problema del agua, del tráfico vehicular, entre muchos otros”.

Ahued también apunta qué el cabildo y el equipo de gobierno tendrá que gobernar “sin rencores” y con mucha visión ciudadana a los más de 50 mil xalapeños que decidieron no otorgarle el voto. 

“Tenemos que trabajar incansablemente y poner orden en Xalapa; el protagonista del próximo gobierno no va a ser Ricardo Ahued; aunque sea yo el que me voy a jugar el pellejo, pues es a mí a quien van a exigir resultados”.

El próximo edil xalapeño para el periodo 2022-2025 asegura que no habrá tiempo para vacaciones, pues con su cabildo y equipo cercano tendrá que hacer diagnósticos de obra pública: banquetas, colectores, drenaje, red eléctrica y demás exigencias recogidas en campaña. 

Ahued también señala que se tendrá que poner a hacer balances de sí por el subejercicio ocurrido en la actual administración municipal, no hay castigo por parte de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de la Federación. 

“Hay un reto que cumplir muy serio. Tendremos que hacer acciones de todo tipo para darle cumplimiento a las peticiones de la gente: Nos piden todo tipo de obra pública, seguridad, incentivar el empleo. Un programa de gobierno serio y responsable, no ocurrencias”.

Ahued insiste, vienen seis meses de mucho trabajo, para que en enero se pueda ejercer el conocimiento y la experiencia municipal adquirida hace 17 años en su primera aventura como alcalde de la capital de Veracruz. De mientras, el próximo alcalde ya pegó el primer manotazo: “No a los parquímetros”.