17.6 C
Xalapa

Los archivos del caso Regina Martínez

Por Lilia Saúl Rodríguez y Nathan Jaccard

Regina Martínez, una prestigiosa periodista mexicana que informaba sobre los carteles de la droga y la corrupción policial, fue golpeada y estrangulada en su casa en el 2012. La investigación sobre su asesinato fue muy deficiente y dejó muchas preguntas sin respuesta – quizás de forma intencionada.

Como parte del esfuerzo para desvelar la verdad tras el asesinato de Regina Martínez, OCCRP presentó una solicitud de acceso a la información para obtener el expediente del caso, y ahora lo hace público por primera vez.

Las peticiones fueron realizadas en el 2020, cuando un grupo de medios realizó su propia investigación, como parte de un proyecto transnacional coordinado por Forbidden Stories. Los periodistas realizaron entrevistas y peinaron cientos de documentos judiciales, publicando sus hallazgos en un reportaje que fue premiado.

La información que recopilaron pone en duda la teoría presentada por los fiscales del estado mexicano de Veracruz, que lograron convencer al tribunal de que Martínez fue asesinada por un trabajador sexual drogadicto que sostenía que era su amante.

Los documentos disponibles para descargar ponen de manifiesto numerosas inconsistencias en el caso. Los archivos están presentados en orden cronológico y están divididos en secciones que corresponden a las diferentes etapas del caso según este se fue desarrollando.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas, con al menos 120 reporteros asesinados en los últimos 20 años, entre ellos Martínez . Grupos de derechos humanos han reclamado a los fiscales la reapertura del caso y la publicación del expediente sobre su asesinato, pero estos rechazaron compartirlo hasta el año pasado, cuando la solicitud de información pública los obligó. En noviembre del 2020, en respuesta a preguntas de OCCRP y de Forbidden Stories, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obradoz dijo que el caso debería reabrirse.

Primeros pasos

Los investigadores comenzaron interrogando a los vecinos de Martínez y a sus hermanos sobre cualquier incidente de relevancia que se produjera antes del asesinato. Un hermano mencionó que poco antes alguien había entrado en la casa cuando Martínez no estaba. Los investigadores de la Fiscalía General de Veracruz preguntaron porqué eso no había sido denunciado. También se incluyen documentos describiendo cómo los investigadores descubrieron el cadáver de Martínez. Entre ellos, está la transcripción de la llamada de un oficial de policía que estaba en la escena del crimen.

Los archivos también incluyen la discusión sobre qué agencias deberían tomar el control de la investigación. En la conversación aparece el Ministerio Público, una agencia federal bajo supervisión de la oficina de la Fiscalía General de la República, y que también participó. La entonces fiscal especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), que investiga ataques a periodistas, Laura Borbolla, dijo que sintió que las autoridades locales bloquearon sus esfuerzos para esclarecer el asesinato.

Descargue páginas 1-120

Se recibe una llamada informando de que “se ha encontrado una mujer sin vida”
“Reconozco, sin miedo a equivocarme, el cuerpo sin vida de Regina”

Análisis forense

Los investigadores determinaron que Martínez murió a causa de un estrangulamiento realizado con un trapo de limpieza y localizaron sangre en el baño donde la golpearon. El documento está censurado para cumplir con la ley mexicana de protecciones de datos, que muchas veces las autoridades interpretan como una prohibición para incluir fotos e información que permita permitir identificar a cualquier persona. Incluso el nombre de Martínez fue censurado, pese a que todo el expediente es sobre su asesinato.

Los archivos indican que los investigadores sólo encontraron “fragmentos” de huellas dactilares, pero los detalles también fueron censurados. Más información fue revelada en una investigación independiente por Laura Borbolla, entonces fiscal de la FEADLE. Borbolla acusó a los investigadores estatales de prácticas forenses deficientes que deterioraron de forma irremediable esas huellas. También señaló que logró recuperar dos huellas de la escena del crimen, pero que no localizó a ningún individuo que encajara con ellas. Ni siquiera al principal sospechoso identificado por los investigadores veracruzanos, cuyas huellas nunca aparecieron en la escena del crimen.

Descargar páginas 121-234

“Dictamen pericial de reactivación de posibles huellas dactilares”.
«Desorden típico característico de maniobras de búsqueda comúnmente encontrados en robos a casa habitación” – Reporte de los peritos enviados a examinar la escena de crimen que declaran que parecía como si hubiera habido un robo.

Peticiones inquietantes

Entre los documentos hay cartas enviadas por la fiscalía de Veracruz en las que se exhorta a la gente a testificar. Estas misivas informaban a los interrogados que les iban a tomar las huellas dactilares, así como muestras de ADN de sus uñas y boca. Algunos de los amigos de Martínez explicaron a los reporteros que les molestó haber sido tratados como sospechosos y que incluso fueron sometidos a exámenes dentales para determinar si sus dientes podían coincidir con una mordedura hallada en el cadáver de Martínez.

Descargue páginas 235-351

“Descripción del indicio o evidencia”
“Fue que me dijo que ahí estaba Regina Martínez muerta y yo me quedé con mi mamá, abrazándola” – Testimonio de un vecino.

Altos cargos corruptos

Varios artículos sobre el asesinato de Martínez están incluidos en el expediente, junto con reportajes de investigación periodística sobre altos cargos del estado de Veracruz. Algunos  de esos artículos fueron escritos por Martínez. También incluyeron ‘La década trágica’, un artículo publicado días después del asesinato de Martínez que menciona a dos altos funcionarios de Veracruz con posibles vínculos con el crimen organizado.

También se añadió en el expediente la petición de los investigadores de visitar las viviendas de las personas que testificaron, así como notas sobre la amistad de Martínez con periodistas.

Descargue páginas 352-406

“La década trágica” – Artículo sobre Veracruz y la guerra contra las drogas publicado por la revista Proceso, donde Martínez trabajaba.
Documento de la fiscalía estatal de Veracruz, donde se discute sobre un pedido de las autoridades federales para acceder al computador de Martínez.

Pistas que no se siguieron

La fiscalía de Veracruz sostiene en uno de  los documentos que “es el deber de esta oficina especializada del procurador investigar el trabajo periodístico de la fallecida”. La revista Proceso de la Ciudad de México, el medio para el que trabajaba Martínez, también insistió para que los investigadores consideraran sus investigaciones como un posible motivo para su asesinato.

Sin embargo, la autoridades no siguieron esa línea tan obvia de investigación y se inclinaron por presentar el asesinato como un crimen y un robo pasional.

El expediente incluye una detallada descripción de la vivienda de Martínez, de cada habitación y de su contenido. Los investigadores destacan la presencia de botellas de cerveza.

Descargue páginas 407-511

“Se localiza un librero de madera de cinco entrepaños y que a su vez alberga una gran cantidad de discos compactos, videocasetes, artículos personales y libros” – Investigadores describen el interior de la casa de Martínez por investigado.
“Se localiza una botella de cerveza para cristal transparente” – La fiscalía estatal argumentó que Martínez había estado bebiendo con dos hombres, uno de los cuales sostienten era su novio, antes de ser asesinada.

Investigación deficiente

Borbolla dijo a OCCRP que la fiscalía de Veracruz realizó una investigación deficiente. “En realidad, las autoridades locales no estaban al corriente de las buenas prácticas y de los protocolos correctos de investigación”, dice. Este apartado del expediente también incluye cartas oficiales entre las autoridades locales y federales sobre la investigación.

Descargue páginas 512-633

Martínez “se caracterizaba por un periodismo de causas y apegado siempre a favor de los más indefensos”
“NO existe el video solicitado” – un fiscal federal le pidió a su par estatal, que lideraba la investigación, un video de la autopsia de Martínez. El fiscal estatal de Veracruz le informó que dicho video no existía.

Mirando hacia otro lado

En una desviación flagrante de la línea de investigación más lógica, los investigadores ignoraron totalmente el trabajo periodístico de Martínez como posible móvil del crimen. En lugar de eso, solicitaron un perfil psicológico de la periodista, que fue realizado por un profesional de la fiscalía.

Jorge Antonio Hernández Silva, conocido como El Silva, acusado por las autoridades del asesinato de Martínez se retractó posteriormente de su confesión, asegurando que fue torturado por la policía.

Esta sección incluye la referencia a una petición de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre los progresos en la investigación.

Descargue páginas 634-705

“Agradeceré su colaboración para hacer del conocimiento de esta Comisión Nacional sobre el avance de la indagatoria iniciada con motivo del homicidio de la señora Regina Martínez” – carta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México pidiendo información a los fiscales estatales.
“Llevar a cabo el perfil criminalístico u autopsia psicológica de la finada”.

Interrogatorio a la familia

Los investigadores interrogaron a los amigos y familias de Martínez sobre su vida privada, incluyendo sus relaciones amorosas. Todos respondieron que Martínez era muy reservada. La única relación que se le conocía fue la que mantuvo con un fotógrafo, años atrás.

Los documentos muestran cómo la fiscalía preguntaba si Martínez era la dueña de la vivienda donde residía y ofrecieron a los miembros de la familia apoyo psicológico, una propuesta a la que no respondieron.

Descargar página 706-820

La fiscalía de Veracruz pide información al registro público sobre el dueño de la casa de Martínez, la fecha de inscripción del inmueble y si había algún gravamen.
“Proporcione la atención psicológica y asistencial necesaria a los familiares de la hoy occisa”

Listas manuscritas 

Algunos documentos estaban escritos a mano, entre ellos una lista de objetos hallados en el interior de la casa de Martínez. Esta sección del expediente también incluye las declaraciones de personas a las que se interrogó sobre el trabajo de Martínez, entre ellos periodistas, amigos y familiares. No constan entrevistas con políticos o funcionarios públicos.

Entre los documentos aparecen las medidas tomadas por los investigadores para analizar la situación financiera de Martínez.

Descargue páginas 821-880

“Tenía temor por cada publicación que hacía ella” – Un colega de Martínez le dice a la fiscalía estatal.
“Se solicitó lo siguiente: números de cuenta, tipos de cuenta, número de tarjeta de crédito o débito, chequeras, cuentas de ahorro que se encuentren a nombre de Regina Martínez”
Notas manuscritas de los investigadores sobre la visita al domicilio de una persona, cuyo nombre está censurado.

“Reservada”

Las autoridades intentaron determinar con quién tuvo contacto Martínez. Investigaron en sus registros telefónicos, tomaron declaración a amigos, conocidos y compañeros periodistas. Los archivos muestran los escasos progresos con la mayoría de entrevistados, que señalaron que Martínez era muy reservada.

El documento también muestra cómo los investigadores no fueron capaces de hallar huellas dactilares completas.

Descargue las páginas 881-999

Descargue las páginas 1000-1120

El fragmento de la huella dactilar “no cuenta con puntos característicos requeridos para su ingreso al AFIS (identificación automática de huellas dactilares)”.
“Historial de llamadas y mensajes, entrantes y salientes, a partir de abril del año en curso”
“Yo le realicé un trabajo de instalación eléctrica en su domicilio así como en su computadora laptop”.

Encontrar el enfoque

El expediente muestra que los investigadores se concentraron en Jorge Antonio Hernández Silva, conocido como ‘El Silva’, que más tarde se retractó de su confesión. Los investigadores interrogaron a ‘El Silva’ y a sus conocidos. Varios explicaron su modo de vida en el entorno del Parque Juárez, en Xalapa, la capital de Veracruz, donde consumían drogas y ejercían la prostitución. Los investigadores fueron a las casas de empeño para buscar objetos que faltaban en la casa de Martínez, incluida una computadora portátil y teléfonos celulares.

Descargue las páginas 1121-1300

Descargue las páginas 1301-1416

Descargue las páginas 1417-1547

Descargue las páginas 1548-1680

Los investigadores le preguntan a un colega de Martínez si Martínez “¿Acudía a algún lugar especial a desayunar, comer o cenar, o inclusive a divertirse por la noche?”
En este documento las autoridades legalizan el arresto de El Silva, diciendo que confesó el asesinato y tiene que permanecer en prisión.
“La jala hacia atrás y le empieza a preguntar dónde estaba el dinero” – Notas sobre la recreación de la escena del crimen que hizo la fiscalía con El Silva.

Condena incorrecta

Esta sección describe la sentencia. La jueza Beatriz Rivera Hernández aceptó el argumento de la fiscalía en el sentido que la noche del asesinato, El Silva llegó a la casa de Martínez con José Adrián Hernández Domínguez, “El Jarocho”, apodo común para los nativos de Veracruz. El fiscal concluyó que El Silva tenía la intención de robar a la periodista.

El caso comenzó a desmoronarse casi de inmediato. La investigación misma mostró que muchos objetos de valor permanecieron en su casa, lo que hacía que el robo fuera un motivo poco probable. El Jarocho nunca fue hallado y El Silva dijo más tarde que la policía lo torturó para que confesara. El juez Edel Álvarez Peña ordenó la liberación de El Silva por irregularidades en el caso en su contra. Pero uno de los hermanos de Martínez interpuso un amparo contra la decisión y El Silva permanece en prisión.

Los archivos también señalan que números de la revista de Martínez, Proceso, desaparecieron de los quioscos en al menos tres ocasiones cuando se publicaban historias sobre crimen organizado, política y homicidios.

Descargue las páginas 1681-1810

Descargue las páginas 1811-1940

Descargue las páginas 1941-2070

Descargue las páginas 2071-2148

“En el Estado de Veracruz, cuando se publicó temas relacionados con delincuencia organizada, política y homicidios, la revista ‘curiosamente’ fue acaparada casi de inmediato”
“Estuvo la señora y El Jarocho bailando, mientras yo estaba emborrachándome” – Apartes del interrogatorio a El Silva.
“Me dieron agua por las narices, me metieron toques (eléctricos), me vendaron los ojos, me dijeron que me iban a matar a mi madre” El Silva describe cómo la policía lo torturó para que confesara el asesinato de Martínez.

Tomado de Aristegui Noticias

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,659FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA