Libros de la semana: Allen Ginsberg, Andrea Abreu…

0
14

Pocos autores hicieron un retrato tan pormenorizado de los alcances de la generación beat, como Allen Ginsberg. Todo interesado en uno de los movimientos contraculturales más influyentes del siglo XX necesita acercarse a Las mejores mentes de mi generación. Llega a México uno de los libros más rompedores del año pasado en España, se trata de Panza de burro, de Andrea Abreu. Seguimos con México. La tierra del encanto, un pormenorizado recorrido del imaginario visual nacional. Cerramos nuestras recomendaciones con la reedición de un clásico, El jugador de Fiódor Dostoievski.

Allen Ginsberg. Las mejores mentes de mi generación. Anagrama. Antonio-Prometeo Moya Valle. 52 pp.

La Generación Beat fue un grupo de jóvenes que lideró una revolución en dos frentes: inspirando al movimiento contestatario norteamericano de fines de los sesenta. Sus representantes más destacados fueron vistos como profetas de las agitaciones que reflejaban el malestar profundo de su cultura. El presente curso de Historia literaria de la Generación Beat, transcrito y editado por Bill Morgan, archivista personal de Ginsberg, recorre la historia del movimiento y dedica amplios capítulos a figuras como Kerouac, William S. Burroughs, Gregory Corso, John Clellon Holmes, Peter Orlovsky, y Carl Solomon.

Andrea Abreu. Panza de burro. Elefanta. 160 pp.

Lejos de la costa y los turistas, durante un verano particularmente caluroso en la isla de Tenerife, se narra la realidad obrera y la relación de dos amigas, colmadas de sentimientos de toda índole. Escrito en un lenguaje oral, canario, generacional y contemporáneo, este es un libro disruptivo y hermoso.

Mercurio López (editor). México. La tierra del encanto. RM. 224 pp.

Publicación que  reúne una muestra sorprendente de más de quinientas imágenes impresas entre las décadas de 1910 y 1960 y que inundaron calles, librerías, puestos de las esquinas y hogares con la idea común de difundir una imagen idealizada de lo típicamente mexicano. Con base en colecciones privadas y de museos, y sin un afán exhaustivo, el libro ofrece una parte significativa de impresos de época, desde una estampilla hasta un cartel, pasando por libros, revistas ilustradas, revistas con fotografía, cancioneros y partituras, almanaques y calendarios, guías turísticas y mapas.

Fiódor Dostoievski. El jugador. Lectorum. Trad. Anna Lev. 160 pp.

Un destino puede ser cambiado en unos minutos. Y qué mejor escenario que la ruleta, donde reina el azar, el vértigo de un resultado imprevisto; un escenario paralelo de la hazaña amorosa, de esa apuesta que conduce el destino del protagonista de esta novela hasta la desesperación. El riesgo del juego como pulsión vital es el eje por el que circulan mordaces apreciaciones de un mundo que Dostoievski retrata con elegancia: las formas francesas afectadas, la sobriedad de los ingleses, los alemanes como testigos de un circo

*ARISTEGUI NOTICIAS