La vida por una coladera

0
318

POR ALEJANDRO HERNÁNDEZ Y HERNÁNDEZ

 

A los xalapeños cualquier día se nos va la vida por una coladera; y no que aquí, como en Guanajuato, la vida no valga nada, sino que hay tantas alcantarillas destapadas y con tapas rotas que es muy fácil caer en alguna de ellas.

 

A pesar de que el ayuntamiento de Xalapa lleva a cabo un programa de “hermosamiento” de las calles del centro histórico y avenidas principales de la ciudad, es cosa común encontrar por doquier coladeras rotas, registros de CMAS abiertos, hoyancos y cualquier cantidad de banquetas destrozadas que ponen en riesgo al peatón y que brindarán una pésima imagen a los visitantes que lleguen con motivo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

En una no muy larga caminata pudimos constatar el gran número de verdaderas trampas para el peatón que existen en las principales calles de la ciudad. Desde alcantarillas sin tapas o con éstas rotas, algunas con madera podrida cubriéndolas, hasta hoyos a cielo abierto, fruto de alguna reparación sin terminar. Y a pesar de que las guarniciones lucen recién pintadas, los hoyos continúan tan iguales como siempre, porque aunque hay algunos que se notan recientes, otros, como la tapa rota ubicada en la esquina de Poeta Jesús Díaz y Lucio, tiene años de recibir los tobillos de decenas de descuidados xalapeños.

En algunos sitios, la lama y la hierba cubren ya las orillas, lo cual da una idea del tiempo en que el ayuntamiento ha sido omiso para reparar lo que necesita reparación; en otros la misma ciudadanía ha puesto algún letrero improvisado que avise al peatón del peligro que corre. En algunos huecos si acaso cabe un pie, pero en otros alguien que caiga en ellos podría caber completo. Un llamado imperativo hacemos a CMAS y al propio Ayuntamiento para que tome cartas en el asunto lo antes posible, esto por el bien y la seguridad de las personas que en Xalapa transitan.

1

Coladera cultural

Apenas a unos metros de la Biblioteca de la Ciudad, esta coladera representa la cultura. Sí, la cultura de la desidia gubernamental.

 

2

El descuido que corta el camino amarillo

Muy pintaditas las guarniciones, sí, pero muy rotas las banquetas. Peligrosas y traicioneras son las aceras xalapeñas para los peatones.

 

3

Huecos peatonales

Exactamente en el paso peatonal de la esquina de Revolución y Altamirano se encuentran estos bonitos hoyancos, para deleite de los visitantes de Xalapa.

 

4

Por la Plazuela del Carbón

En uno de los sitios más emblemáticos de Xalapa, la Plazuela del Carbón, estos hoyos esperan los tobillos y empeines de algún caminante descuidado.