“La poesía es una manera abstracta y codificada de entender al mundo”: Diego Gómez Pickering

0
12

Siempre había escrito poesía para mí. No es algo nuevo, si me remito a aquellos “pininos” en la escuela/secundaria, muy imberbes quizá. La poesía siempre ha estado ahí, como un espacio de escape, para entender mejor otros géneros y comunicarme con el resto del mundo. Si reviso mis cuadernos de notas hay invariablemente poemas. Sin embargo, es verdad que no la había publicado ni había hecho ningún amago. Quizá la pandemia me alejó un poco de la prosa y me regresó a esos orígenes, a esa manera más abstracta, más codificada de entender el mundo.

¿La poesía te funciona como escape u otra forma de comunicar?

Muchas veces la realidad, personal o social, es demasiado compleja y en particular estos últimos años y meses es más compleja quizá de lo que yo recuerdo en mis 44 años de vida. La poesía para mí es un sistema de códigos, de claves que me permite deglutirla, procesar esa realidad de una manera mucho más sencilla, quizá una manera muy personal y de hacer esta vida algo abordable, de otra manera la angustia, el miedo, la zozobra siempre presentes te ahogan constantemente.  La poesía como conjunto de claves e instrumentos para abstraer y abstraerme de la realidad, me resulta fundamental.

¿Este es uno de tus libros más libres?

Cuando pensamos en poesía tendemos a meterla en un cajón muy academicista, un cajón con demasiadas restricciones, demasiados muros, en el que es difícil moverse. Yo la veo de manera contraria, algo que abre puertas en lugar de cerrarlas, que permite llegar a lugares en los que quizá la prosa, en mi caso particular, no lo ha hecho.

Titulas este libro P, “p” de poesía por ejemplo…

P es una letra fundamental. Mi madre se llama Patricia, y P es principio, es palabra, es párrafo, es posibilidad, aunque también es pecado, pudor, podredumbre. Es una letra en la que confluyen opuestos, y para mí la vida y nosotros como humanos somos un conjunto de oposiciones que juntas hacen sentido.

¿Un libro conceptual como este se trabaja con más o menos presión?

Con mucho detalle y muy quirúrgicamente porque el libro, aunque no lo parece, tiene un sustento muy particular. El poema inicial “Puntos, pinches puntos”, tiene como protagonista los puntos suspensivos, este signo de exclamación de tan difícil manejo, es el guion que nos lleva a las diferentes facetas de la P y al final del día cada una de ellas son parte un poco de mi historia personal.

 

Es también un libro lúdico y divertido.

Para mí esa parte es esencial, no puedo concebir una situación de mucho estrés sin recurrir o echar mano de lo lúdico, de lo infantil, de lo cómico, esto provoca reacciones muy confrontadas, porque no todos reaccionamos de la misma manera. Para mí es esencial encontrar o abordar una situación de desgracia o dolor, desde muchas perspectivas, pero incluida la de humor y ludopatía.

¿Seguirás trabajando con otras letras del alfabeto?

Creo que habría que probar el resto de las letras, porque para mí la P me define como autor, pensador, diplomático, y me seguirá definiendo, aunque amplíe mi definición de mí mismo o la reformule siempre estará presente. No puedo negar que jugar con el resto de las letras es una idea que estoy elucubrando.

¿Tienes alguna letra candidata?

La A y la Z porque son el principio y el fin, pero ¿qué es principio y fin? No nos queda claro. Creo que realmente no hay un principio y un fin, es un continuo flujo, sería interesante abordar esta situación de extremos, esta polarización, este fin de una era e inicio de otra. Al final la A y la Z son parte de un todo que es el abecedario.

Polarización, otra palabra con P y que tal vez hoy defina al país.

Usamos la palabra polarización porque es la que se ha repetido insistentemente desde la trinchera política. No es una palabra que a mí me encante porque no necesariamente representa para mí el espíritu de la época. Una cosa es cambiar y transformarse y otra cosa es polarizar.  Los opuestos siempre han estado ahí, solo quizá ahora hay más luz sobre ellos. Lo que sí estamos viviendo es una época de cambios, transformación y avances.

ARISTEGUI NOTICIAS