Hija de Alice Munro denuncia abusos sexuales por parte de su padrastro

0
16

La hija de la fallecida premio Nobel de Literatura Alice Munro acusó al segundo esposo de la autora, Gerard Fremlin, de abuso sexual, y escribió que su madre permaneció con él porque “lo amaba demasiado”.

Munro, quien murió en mayo a los 92 años, fue una de las escritoras más célebres y queridas del mundo y una fuente de orgullo para su Canadá natal, donde ahora sucede un ajuste de cuentas a su legado.

Andrea Robin Skinner, la hija de Munro con su primer marido, James Munro, escribió en un ensayo publicado en el Toronto Star que Fremlin la agredió sexualmente a mediados de la década de 1970, cuando tenía 9 años, y continuó acosándola y abusando de ella hasta que se convirtió en una adolescente. Skinner, cuyo ensayo se publicó el domingo, escribió que cuando tenía unos 20 años le contó a la autora sobre el abuso de Fremlin. Munro dejó a su esposo por un tiempo, pero finalmente regresó y todavía estaba con él cuando murió, en 2013.

“Ella reaccionó exactamente como temía que lo haría, como si se hubiera enterado de una infidelidad”, escribió Skinner. “Ella dijo que le había ‘dicho demasiado tarde’, que lo amaba demasiado y que nuestra cultura misógina era a lo que debía culpar si esperaba que ella negara sus propias necesidades, se sacrificara por sus hijos y compensara los fracasos de los hombres. Ella insistió en que lo que había sucedido era entre mi padrastro y yo. No tenía nada que ver con ella”.

Apoyo para la víctima

Skinner escribió que, como resultado, se distanció de su madre y sus hermanos. Poco después de que la revista The New York Times publicara un artículo de 2004 en el que Munro hablaba efusivamente de Fremlin, Skinner decidió ponerse en contacto con la Policía Provincial de Ontario y les proporcionó cartas en las que Fremlin había admitido haber abusado de ella, informó el Toronto Star en una noticia complementaria también publicada el domingo. A los 80 años, se declaró culpable de un cargo de agresión indecente y recibió una sentencia suspendida, una que no se informó ampliamente durante casi dos décadas.

Los propietarios de Munro’s Books, una prominente tienda independiente en Victoria, Columbia Británica, emitieron un comunicado el lunes expresando su apoyo a Skinner y calificando su relato de “desgarrador”. La autora cofundó la tienda en 1963 con su primer marido y padre de Skinner, James Munro, quien continuó dirigiendo la tienda después de su divorcio en 1971. Dos años antes de su muerte en 2016, Munro entregó la tienda a cuatro miembros del personal.

“Junto con tantos lectores y escritores, necesitaremos tiempo para asimilar esta noticia y el impacto que puede tener en el legado de Alice Munro, cuyo trabajo y lazos con la tienda hemos celebrado anteriormente”, dijo el establecimiento en un comunicado emitido el lunes.

Skinner escribió que le había contado del abuso inicial a su padre, con quien vivía la mayor parte del año, pero que su padre le dijo que no se lo dijera a su madre y continuó enviándola a Munro y Fremlin durante los veranos.

“Los actuales propietarios de la tienda se han convertido en parte de la curación de nuestra familia y están modelando una respuesta verdaderamente positiva a revelaciones como la de Andrea”, se lee en un comunicado de Skinner y otros miembros de la familia publicado en el sitio web de la tienda. “Apoyamos totalmente a los propietarios y al personal de Munro’s Books mientras trazan un nuevo futuro”.

Aunque Skinner pasó muchos años alejada de sus hermanos, desde entonces se han reconciliado y su familia habló con el Toronto Star en apoyo de Skinner. Si bien sintieron que el mundo necesitaba saber sobre el encubrimiento y que se debía hablar de la violencia sexual, informó el Star, los hijos de Munro creen que su aclamada reputación literaria es merecida.

“Todavía siento que es una gran escritora, se merecía el Nobel”, dijo su hija Sheila Munro al Star. “Dedicó su vida a ello, y manifestó su increíble talento e imaginación. Y eso es todo, en realidad, lo que quería hacer en su vida. Escribe esas historias y sácalas”.

Sheila Munro, quien también es autora, escribió sobre su madre en el libro de 2002 “Lives of Mothers & Daughters: Growing Up With Alice Munro”, un proyecto sugerido por Alice Munro. Sheila no hace referencia al abuso de Skinner, pero observa que su madre a menudo se basaba en su vida privada y que luchó por separar la ficción de Munro “de la realidad de lo que realmente sucedió”.

*ARISTEGUI NOTICIAS