Hay registro de mil 600 veracruzanos en Guerrero tras paso de “Otis”

0
80

Hay registro de al menos mil 600 veracruzanos en el estado de Guerrero que padecieron el impacto del huracán “Otis”, categoría 5, y que devastó el municipio de Acapulco.

El encargado de despacho de la Subsecretaría de Gobierno en Veracruz, Yair Ademar Domínguez Vázquez, indicó que la mayoría de los paisanos radican en esa entidad federativa por cuestiones laborales.

“Hasta el momento tenemos identificados a alrededor de mil 600 veracruzanos en Guerrero, no solamente en Acapulco, sino también, en los municipios y en las regiones aledañas donde fue el epicentro de este huracán”, expresó.

El entrevistado detalló que se labora en la vinculación con las personas que reportaron tener familiares en la zona del desastre natural, a través de la Dirección General de Atención a Migrantes en Veracruz.

Tras recibir los reportes ciudadanos, se hace el enlace con el Centro Nacional de Emergencias (CNE) para la búsqueda de los nombres que han sido proporcionados por sus familiares.

“Nos entregan el nombre del familiar y con este nombre contactamos al Centro Nacional de Emergencia y es quien nos ayuda a buscarlos en los albergues en donde pudieran estar”, enfatizó el funcionario estatal.

Además Vázquez comentó que hay vinculación con la Secretaría de Turismo para que se dé a conocer si proveedores turísticos tenían viaje en la zona de desastre y de esa forma también se brinde el apoyo necesario.

Hasta el momento, no hay reporte de personas originarias de Veracruz desaparecidas y ninguna de las mil 600 ha regresado a su ciudad natal, pero afortunadamente ya pudieron tener contacto con sus familias.

“Están sanos y salvos y reciben el apoyo que el Gobierno Federal ha desplegado en Acapulco, pero hasta el momento no hay regreso de ningún veracruzano”, añadió el encargado de despacho de la Subsecretaría de Gobierno.

También detalló que aún es complicada la comunicación hacia la zona costera del estado de Guerrero, debido a que el huracán “Otis” destrozó las antenas y las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Ha sido un problema localizarlos, porque no sólo hay ciudadanos en albergues, sino que también algunos están resguardados en sus domicilios y eso complica tener la comunicación con ellos”, remató.