El millonario negocio de la UPAV

0
435

POR FADIA MORENO/EXCLUSIVA / FOTOS: CAROL SUÁREZ

*Obtiene ganancias de 450 millones de pesos anuales *Mantener una carrera en la UPAV resulta igual de costoso que estudiar en alguna universidad privada del estado

 

No aceptan ese titulo por ser muy payasas

-Trabajadora de la UPAV

 

COLEGIATURAS CARAS
No obstante que la universidad recibe un subsidio anual del gobierno del estado de 23 millones de pesos, a cada alumno de la universidad el cuatrimestre les representa un costo de dos mil a cuatro mil pesos, dependiendo la carrera, más la cuota de mantenimiento de las escuelas que cada estudiante debe aportar que varía de 700 pesos mensuales, pues cada cuota se establece dependiendo la licenciatura a cursar, lo que la convierte no en una institución barata, sino en el termino medio de las muchas universidades particulares que hay en Veracruz.De hecho, sus cuotas son similares a la Universidad Metropolitana Xalapa que inclusive por inscripción semestral cobra mil 480 pesos, menor cantidad que lo que se paga en la UPAV, también la Universidad De América Latina (UDAL) por inscripción semestral cobra alrededor de 800 pesos.

En medio de la opacidad del manejo discrecional de las colegiaturas de  75 mil alumnos, cuyas aportaciones representan un ingreso mensual de 37.5 millones de pesos, la Universidad Autónoma Popular de Veracruz (UPAV), se ha convertido en la institución educativa, según Guillermo Zúñiga Martínez más importante del estado por el número de alumnos, pero también la polémica institución ha sido señalada por la fragilidad de su rigor académico, que le otorga validez a sus estudios sólo en la entidad veracruzana.

El propio rector Guillermo Zúñiga Martínez ha sostenido que la UPAV, al igual que Oxford, y otras universidades reconocidas mundialmente, en la que los alumnos son mas importantes que los maestros y las instalaciones, sin embargo, esta universidad parece más bien un proyecto sexenal que surgió mediante el decreto  de la “ley número 276” por el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Al momento, la Universidad Popular mantiene una matricula de 75 mil alumnos con 45 licenciaturas, seis ingenierías y 34 posgrados, además de modalidades de bachillerato y cursos de capacitación, diplomados y carreras técnicas repartidos en 200 municipios. Sin embargo, su característica principal es que la universidad no cuenta con una infraestructura física, sino que ocupa la de las demás escuelas del sistema educativo estatal cuando éstas no se ocupan.

En entrevista con una trabajadora de esa institución, dijo que la universidad paga renta a las escuelas en donde se imparten las clases, además que los alumnos no presentan examen de admisión por ser una escuela “del pueblo y para el pueblo”, la UPAV representaría un ingreso para sus autoridades estimado en unos 450 millones de pesos, partiendo del hecho de que el cuatrimestre tiene un costo promedio de dos mil pesos.

Por ejemplo, la carrera de Diseño Gráfico que se imparte en la escuela primaria Carlos Méndez Alcalde, en la calle 75 en la colonia Salud, cuesta dos mil pesos el cuatrimestre, aunado la cuota de mantenimiento de 700 pesos mensuales, con una duración de tres años durante todos los sábados, dependiendo de los maestros algunas licenciaturas se imparten entre semana.

La carrera de Arquitectura tiene un costo de 3 mil pesos con duración de 4 años y medio y por lo menos en Xalapa, les cobran el mantenimiento de 700 pesos diferido a cada semana “para evitar que se les haga mucho el pago”.

Además, según la Gaceta Oficial Número 236, en el capítulo Dos, la UPAV puede gozar de aportaciones federales, estatales y municipales, así como de donaciones, herencias, legados y demás derechos que reciba de personas físicas, morales, públicas o privadas, nacionales o extranjeras, sin que a la fecha se conozca públicamente si ha recibido algunos de éstos rubros, lo que ahonda la opacidad en cuanto al manejo real de los recursos de los que dispone dicha universidad.

Al respecto, según una solicitud de información al IVAI publicada por un diario local, la universidad negó a responder, a pesar de ser una obligación legal, justificando que es información confidencial y reservada la manera en que se utilizan sus recursos.

Calculando que todas las carreras cobran dos mil hasta cuatro mil pesos el cuatrimestre, el plantel que dirige Zúñiga Martínez obtiene un promedio anual de 450 millones de pesos, sin embargo, no queda claro el destino de todos los recursos, porque los maestros reciben alrededor de 80 pesos por hora de clases impartida. Uno de los mentores que impartía clases ahí y que decidió quedar en el anonimato, dijo que se pagaba muy poco y con retrasos constantes, por lo que prefirió renunciar, inclusive “han llegado a pagar hasta después de un año”.

No todas las carreras se pueden cursar en todos los municipios, por ejemplo con la de Diseño Gráfico los interesados sólo la pueden presentar en Xalapa, Orizaba, Río Blanco y Minatitlán, de igual manera ocurre con la licenciatura de Gastronomía, que se encuentra en Martínez de la Torre, Acayucan, Minatitlán, Río Blanco, Veracruz y Coatzacoalcos.

Pese a que Coatepec está a menos de 20 minutos de la capital, sólo cuenta con las carreras de Derecho, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Artística, Naturopatia y Educación Deportiva.

La universidad que tanto presume su rector, y el mismo gobernador, tiene aún el conflicto que enfrentan sus alumnos cuando sus diplomas y títulos profesionales no son aceptados en muchos trabajos, dejando sin oportunidad de concursar a los alumnos en empresas de alto nivel, “es dependiendo de cada empresa no aceptan ese titulo por ser muy payasas” refirió la trabajadora que pidió también el anonimato.

Inclusive, existe el antecedente que en Tabasco y Puebla, donde Zúñiga Martínez pretendió instalar sedes de la UPAV, fueron rechazados por las autoridades educativas de esos estados.