22.2 C
Xalapa

Corolario: La tercera ola

Las enfermedades y catástrofes naturales han asolado al ser humano desde el inicio de los tiempos. Como especie hemos tenido que aprender a vivir con diferentes virus que han amenazado nuestra presencia en el planeta. Sucedió, por ejemplo, en el siglo XIV, cuando la peste negra cobró la vida de cerca del 60% de la población de Europa.

La pandemia por covid-19 ha cobrado —hasta el momento en que se escriben estas líneas— cuatro millones de fallecidos a nivel mundial y se han infectado más de 191 millones de personas en todo el orbe.

La economía, la cultura, la educación, la democracia, el turismo —y, en general, toda actividad humana— han sido impactados de manera nociva ante la imperiosa necesidad de los gobiernos del mundo de cerrar fronteras y suspender todos los centros que por su dinámica social supongan un riesgo sanitario para así tratar de frenar los contagios.

Las estadísticas oficiales señalan que, hasta el momento, en nuestro país se han registrado 2,709,739 casos y 237,626 defunciones totales por covid-19, aunque hay diversos estudios científicos que advierten que la cifras reales pueden ser hasta de más del doble. De acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, estas cifras nos posicionan como el cuarto país con más muertes en todo el mundo a causa de dicho virus, sólo detrás de Estados Unidos, Brasil y la India.

Con el relajamiento de las medidas de aislamiento social estamos viviendo la tan anunciada —y temida— tercera gran ola de contagios. Y es que las estadísticas apuntan a que en esta nueva etapa hemos superado el número de casos respecto del máximo alcanzado en la primera etapa de la pandemia vivida —en julio de 2020—, al registrar casi 60 mil casos en tan sólo una semana. Las restricciones a la movilidad y al comercio que fueron dictadas en la primera etapa de la pandemia lastimaron de manera severa a la economía nacional, por ello un cierre total de actividades ya ha sido descartado por el gobierno federal.

A casi siete meses de iniciada la vacunación en México, los informes indican que se han aplicado más de 55 millones de dosis. Más de 38 millones de personas cuentan con un esquema completo de vacunación y alrededor de 16 millones y medio cuentan con medio esquema de vacunación.

La vacunación avanza. Sin embargo, habrá que advertir que un sector de la población crucial en nuestra dinámica social sigue estando sin inmunizar. Me refiero a los jóvenes menores de 29 años.

Abrir en su totalidad las actividades sin la debida precaución puede llevarnos a un escenario mucho más trágico, pues lo peor que podría sucedernos es mirarnos en el espejo de países que impulsaron un regreso anticipado y hoy viven una cuarta ola de contagios, que es más cruda que las anteriores. A 16 meses de haber cerrado la mayoría de las actividades colectivas, hemos aprendido algunas cosas de la pandemia. El uso del cubrebocas, el lavado de manos y guardar la sana distancia son, sin duda, las mejores medidas sanitarias para controlar los contagios.

Mientras no termine la primera etapa de vacunación y se proteja de manera integral a todos los jóvenes, habrá que ser muy cuidadosos y responsables en los procesos de regreso a clases de manera presencial, ya que las insuficiencias del transporte público, las concentraciones masivas en vacaciones y la relajación de las medidas extremas de precaución nos pueden llevar hacia un retroceso muy lamentable.

Como Corolario la frase de Hipócrates: “Las enfermedades no nos llegan de la nada. Se desarrollan a través de pequeños descuidos diarios contra la naturaleza, cuando se hayan acumulado suficientes, las enfermedades aparecerán de repente”.

TOMADO DE EXCELSIOR

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,541FansMe gusta
4,989SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA