16.8 C
Xalapa

Concesionan para “minería tóxica” el 3% del estado de Veracruz

Un total de 4 mil 945 hectáreas se contemplan para la extracción de minerales en Chiconquiaco, Juchique de Ferrer y Yecuatla

El 3 por ciento del territorio veracruzano fue concesionado para trabajos de minería a cielo abierto, mismos que ocasionan deforestación, así como escasez y contaminación del agua.

Actualmente, hay vigentes cuatro proyectos mineros para la extracción de cobre, plata y oro en la entidad, de acuerdo con información de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida).

Emilio Rodríguez Almazán, miembro de Lavida, recuerda que los trabajos de exploración han sido notorios en los municipios de Actopan y Alto Lucero; sin embargo, también podrían iniciar en Tatatila y Las Minas.

“El tres por ciento de la superficie estatal está concesionada a la actividad minera. De ese tres por ciento, los proyectos son cuatro que están avanzados y están justo en esta región, en Las Minas, Tatatila, Actopan y Alto Lucero. Entonces, todo el eje neovolcánico transversal que llega hasta el Golfo de México está mineralizado”, comenta.

Dos empresas iniciaron sus estudios de impacto ambiental para la explotación minera de los proyectos de Las Minas y Tatatila, los cuales llevan el mismo nombre en cada municipio.

“Están ya por ingresar sus estudios de impacto ambiental para la explotación minera. Entonces nosotros estamos muy preocupados, informando en toda esta región”, refiere.

DIEZ AÑOS DE LUCHA

El activista, quien participa en el movimiento de resistencia anti mineras desde hace diez años en el estado de Veracruz, para defender el entorno ecológico de los daños irreversibles que esta actividad ocasiona, menciona que hay preocupación en Lavida por dicho motivo y, por ello, han llevado a cabo eventos informativos.

El pasado sábado 24 de abril participó en una fiesta popular, en el municipio de Naolinco, a 31 kilómetros de la capital del estado, donde se habló de los daños que ha ocasionado la actividad.

En Actopan continúa el proyecto “Caballo Blanco”, ahora llamado “La Paila”, donde buscan extraer oro y plata y, en el municipio de Alto Lucero, sigue vigente el proyecto minero “El Cobre”.

El activista menciona que el Servicio Geológico Minero actualiza sus datos constantemente y hay referencias de concesiones mineras en la Sierra de Chiconquiaco, Naolinco y la región central montañosa.

“Para nosotros en importante avanzar en este tema del movimiento, que nos quede claro en la entidad veracruzana, que no es de vocación minera, como oro, plata y cobre, que la vocación minera en Veracruz es la pesca y la ganadería”.

MINAS AL NORTE DE VERACRUZ

El 30 de diciembre de 2017, último día del sexenio de Enrique Peña Nieto, una parte de la zona norte de la entidad fue concesionada para la minería a cielo abierto.

Fueron tres concesiones otorgadas por la Secretaría de Economía en la parte alta de la montaña de los municipios Chiconquiaco, Juchique de Ferrer y Yecuatla.

Fidencio Romero Ortega, alcalde de Yecuatla, indica que el título 403 comprende 200 hectáreas de Yecuatla y Chiconquiaco.

La concesión 404 otorga 635 hectáreas para esta actividad en los tres municipios mencionados. Mientras que el título 401 contempla 4 mil 110 hectáreas en Yecuatla y Chiconquiaco, haciendo un total de 4 mil 945 hectáreas.

“En mi municipio, Yecuatla, está alrededor del 50 por ciento de esas hectáreas. Por eso buscamos la manera de poder revertir esta situación. Es increíble que la Secretaría de Economía sea quien da la concesiones, entonces las secretarías de medio ambiente para qué están”.

Las minas estarán a los 2 mil metros sobre el nivel del mar, en la Sierra de Chiconquiaco, donde nace el río Yecuatla, mismo que pertenece a la cuenca del río Nautla y desemboca en Vega de Alatorre.

“Junto con la cuenca del río Misantla y la cuenca del río Nautla-Bobos conformamos hacia el Golfo de México  alrededor de un 25 por ciento del total de agua en el estado de Veracruz, ésta es la importancia que tiene y lo que pudiera generar la deforestación, primero, la contaminación del agua, de todos los volúmenes de litros que se necesitan para echar a andar esta minería a cielo abierto”, increpa Romero Ortega.

Su municipio busca declarar un área natural protegida para que un menor número de hectáreas sean afectadas con los proyectos mencionados.

“Estamos haciendo como municipio un reordenamiento territorial y ecológico, firmamos un convenio con el estado de Veracruz para llevarlo a cabo. Lo que nos corresponde como ayuntamiento, estamos tomando todas las acciones posibles, tanto ecológicas como jurídicas para revertir estas concesiones de mina”.

MUNICIPIOS SE DECLARAN LIBRES DE MINERÍA

Hasta el momento, 15 municipios de Veracruz se han declarado libres de “minería tóxica”, a través de sus respectivos cabildos.

Recientemente, Yecuatla se sumó a esta lista por los proyectos mineros que están latentes en su región.

Hay actas de cabildo también en los municipios de Naolinco, Actopan, Alto Lucero, Mecayapan y Huayacocotla, por mencionar algunos lugares; sin embargo, es necesario que esto se promueva en Colipa, Misantla y Chiconquiaco.

“Chiconquiaco, que es la parte más afectada, es el corazón de la afectación minera”, refiere Guillermo Rodríguez Curiel, también integrante de Lavida.

Para el activista, el proceso político-electoral impide que un mayor número de municipios se involucren en el tema ambiental.

“Pero tenemos otro problema, está el proceso político-electoral, está todo mundo en partidos porque se van con aquel. Después viene un largo periodo de que el que ganó entra en pleito con el que se va y entonces hasta el año que entra. Son tiempos que no te permiten programar las cosas bien”.

SEQUÍA HISTÓRICA

Emilio Rodríguez Almazán sostiene que los proyectos mineros han contribuido a la sequía histórica en la región costera central de Veracruz, donde la laguna de El Farallón, se ha secado casi en su totalidad.

“En años anteriores no significó la sequía de las lagunas. Hay también un efecto global que es el cambio climático y qué día a día es más profundo; sin embargo, desde hace dos años, hay una actividad que no existía en la región y es precisamente la exploración minera”.

Las empresas, para rastrear los minerales que hay en el subsuelo, perforan barrenos, de entre 500 y 800 metros de profundidad, lo que genera desecamiento de manantiales y fuentes de agua.

“Se ha documentado en otras regiones del país, incluso, Latinoamérica que el hecho de construir los barrenos, de perforarlos, genera desecamiento de manantiales y fuentes de agua, entonces es un asunto acumulativo el tema de la minería como impacto en la región y es justamente lo que hemos argumentado desde hace diez años, que ya hay un impacto en la zona, que ya hay muchos riesgos y que pensar que la minera va a resolver lo demás es no tener una visión mínima de país y de estado”.

LAGUNA VERDE TAMBIÉN SE SECA

Por su parte, Guillermo Rodríguez Curiel indica que las cuatro lagunas: El Farallón, Laguna Verde, La Mancha y El Llano, están perdiendo agua, no solo por la temporada de estiaje.

“El gobierno estatal nos dice que esto es motivado por múltiples factores: el cambio climático, la deforestación y el saqueo del agua que hacen los ganaderos y los cañeros”.

La Laguna Verde también pierde agua, pese a que no hay extracciones ilegales, como ocurre en El Farallón, debido a que la zona es resguardada por el Ejército Mexicano.

Desde una vivienda, en las inmediaciones de este cuerpo de agua, los activistas tomaron una fotografía captar la afectación registrada en el lugar.

Los ambientalistas y los pobladores están dispuestos a reactivar las protestas en la zona de Actopan y Alto Lucero por la sequía atípica en las lagunas.

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,659FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA