Arturo Pérez-Reverte: “Soy un lector que accidentalmente escribe novelas”

0
27

El autor español habla de la colección del sello Zenda/Edhasa, a la que se sumó en México Madre Editorial.

 

Arturo Pérez-Reverte nunca ha escondido su pasión por la literatura de aventuras: “Hay libros y películas que marcan para toda la vida”. En sus lecturas ha navegado los mares, se ha salvado de filosas espadas, ha logrado esquivar balas. Sus novelas recorren las mismas aguas, los castillos inexpugnables o los oscuros callejones, convencido de que se trata de historias vigentes, aun cuando no cualquier editorial se lance a su difusión. “La aventura se ha vuelto políticamente incorrecta”, asegura el narrador español en entrevista porque la aventura clásica no responde a los cánones sociales de nuestro tiempo, más allá de que en la actualidad olvidemos los muchos valores de esa literatura, “para hombres y para mujeres: mis hermanas se han formado en la literatura de aventuras”.

“Es una literatura que maneja conceptos como valor, lealtad, amistad, coraje, solidaridad, lucidez, inteligencia, astucia; elementos que están en el corazón del ser humano. A las más atrasadas –por su temática–, obviamente, no las vamos a rescatar, pero hay otras cuya lectura contemporánea puede decir muchas cosas, dentro de los parámetros del siglo XXI”. Así fue como decidió aventurarse en un proyecto editorial de rescate y de divulgación, a través de un proyecto colaborativo que surgió hace seis años: Zenda, nacido como suplemento de libros y después con una extensión editorial denominada Zenda Aventuras, cuyo crecimiento se da en la alianza con el sello Edhasa, en cuyo catálogo se encuentran algunos de los libros de aventuras más reconocidos, si bien no tan conocidos por los lectores contemporáneos.

“Esa clase de valores que la novela clásica de aventuras exaltaba sigue siendo útil ahora: es más, son especialmente útiles ahora, cuando hay tanta confusión, tanta falta de referencias. No está nada mal recordar al lector joven, o bien al adulto, que la lealtad, la amistad, el valor y la solidaridad son elementos muy importantes y esos se encuentran en esas historias clásicas”, cuenta Pérez-Reverte, un convencido de la “maravillosa experiencia” de leer una novela clásica, de aventuras. En ese sentido, la colección editorial impulsada bajo el sello Zenda/Edhasa, a la que se sumó en México Madre Editorial, se convirtió en una manera de agradecer a esas historias y a sus autores, primero en su propio nombre y después en el de los lectores del siglo XXI, por contribuir en lo que es en la actualidad: un escritor. “Soy un lector que accidentalmente escribe novelas, pero sobre todo soy un lector: esa pasión que despierta una buena historia no tiene precio, y leer por primera vez Los tres mosqueteros, La isla de coral o Las cuatro plumas es una experiencia inolvidable. A mí me marcó de niño y, de hecho, soy lo que soy porque esos libros me hicieron lector”.

En contra de las novedades

La nostalgia es un excelente móvil lector y, a veces, leemos para conocer libros nuevos o para recordar libros que amamos, reconoce Arturo Pérez-Reverte, quien suma las dos miradas que vienen de la edad, “un contraste extraordinario con el lector que fuiste”; como parte de ese objetivo, se hace una selección, porque no cualquier novela de aventuras vale, algunas ya son anticuadas, pero otras perfectamente son asumibles para la literatura de hoy.

“Siempre ha habido títulos clásicos, tanto en novela juvenil, como en novela de aventuras o histórica, que tuvieron una gran presencia en bibliotecas y librerías, pero en los últimos años hubo tal estallido de nuevas publicaciones, porque el mundo moderno ha hecho más fácil el acceso del autor a la publicación, que las editoriales se han lanzado a una carrera enloquecida por cubrir espacio de mercado, con lo cual hay una saturación de novedades en todas las librerías del mundo”. Lo que en un primer momento podría verse como una barrera para el lanzamiento de literatura más cercana a lo clásico, para el escritor español, el hecho de que los títulos clásicos vayan desapareciendo por la presencia continua de novedades, es una oportunidad más arqueológica: rescatar aquellos títulos de aventuras clásicas que hoy ya no se pueden encontrar en las librerías. “Se trata de volver a las librerías lo clásico; libros que, además, hacen lectores, tanto jóvenes como adultos”; Edhasa ya contaba con un buen fondo de novelas de aventuras clásicas poco difundido por ellos mismos, “apresados por la tiranía infernal de la novedad”, ante lo cual surgió la oportunidad de lanzarse con este proyecto editorial conjunto, “en el que pudiéramos trabajar nosotros con nuestra fuerza de difusión y ellos con su rico fondo de literatura”.

“No se trata de ganar dinero, dada la cantidad de los tirajes no creemos que sea un producto especialmente rentable, pero bastará con que se financie a sí mismo y podamos seguir publicando esos títulos, no por afán de lucro, sino por amor a esa literatura que desaparece». “Nos quejamos de que los jóvenes no leen, pero es verdad que, a menudo, les estamos poniendo libros que no tienen el gancho o no pueden competir en igualdad de intensidad con los videojuegos, con el mundo informático, con el ordenador y el teléfono móvil”. Novelas que forman Sin embargo, algunas historias siempre funcionan y ese es el objetivo de esta colaboración: colocar a un chico delante de La isla de coral, por ejemplo, una novela de amistad, de lealtad y de aventura, termina por engancharlo. “El libro está condenado a muerte en el siglo XXI, pero queremos retrasar un poco ese final creando círculos de resistencia, donde los lectores, jóvenes y adultos, puedan refugiarse y encontrar alguna cosa que les interese. No vamos a parar una tendencia social, leer menos y hacerle más al ordenador, pero al menos quien lo busque o lo necesite, que al menos pueda encontrarlo”. Los tres primeros títulos, que ya circulan en México gracias a Madre Editorial, son Las cuatro plumas, de A. E. W Mason: una historia muy conocida, de la se han hecho varias películas; el relato de cómo un cobarde se redime con actos heroicos, por amor y por amistad, con lo que se convierte en una “historia muy clásica en el sentido de la novela de aventuras: es un gran clásico y creemos que es una muy buena forma de bautizar esta colección de Edhasa con ese primer título”, a decir de Pérez-Reverte.

El enigma de las arenas, de Robert Erskine Childers, es una historia, por el contrario, muy poco conocida, incluso en su momento: es la primera gran novela de espionaje de la historia. Además, a su autor lo fusilaron los británicos, porque trabajaba con el republicanismo irlandés. El tercer título de lanzamiento que está próximo a llegar a México es La isla de coral, de Robert Michael Ballantyne, en la que narra la vida de unos jóvenes náufragos en una isla desierta, y fue elegida como una de las 20 mejores novelas escocesas en 2006.

 

Tomada de Milenio